Vergonzozo: diputados chaqueños siguen sin cumplir con el trabajo para el que los eligió el pueblo

Lo que a priori se avizoraba como una maratónica jornada legislativa, finalmente se convirtió en un nuevo papelón, que no hace más que poner al descubierto que las recurrentes promesas para jerarquizar la Cámara de Diputados vuelven a caer en saco roto y el fracaso de una nueva sesión encendió las quejas y recalentó el clima político chaqueño.
Las horas de retrasos para iniciar la última sesión ordinaria del año provocaron especulaciones de todo tipo y la atención se centró en saber si el diálogo de los últimos días entre la Alianza y el gobierno provincial, habían servido para destrabar el conflicto por el reclamo de elevar los índices de participación municipal. Finalmente, cerca del mediodía todas las dudas se despejaron y el bochorno legislativo se hizo tangible en tan sólo tres minutos que duró la sesión.

A pesar del temario extenso y de las dificultades que en el último mes y medio demostraron para poder sesionar por distintos motivos, ahora fue el bloque mayoritario el que negó que se pueda desarrollar el trabajo parlamentario, haciendo que la sesión fracasara --ni bien comenzó-- por falta de quórum, más allá de que en la denominada “casa de la democracia” estaban casi todos los legisladores como para que se pueda trabajar, pero fue más que evidente que hay más interés en seguir negociando que en desarrollar las tareas por las cuales perciben más que importantes salarios.

Pero este fracaso de la sesión fue bien pensado, porque hubo quórum para dar comienzo y para en forma inmediata definir una sesión de prórroga para el martes 30 de diciembre, a las 10. Luego de eso los bloques minoritarios no tuvieron tiempo para nada más, ni siquiera para hacer uso de la palabra.

El personal legislativo que la semana pasada había permitido sesionar luego de que se acordara una bonificación especial --a partir de enero--, que permitía la equiparación salarial del 29 por ciento que venían reclamando, ahora esperaban la aprobación del Presupuesto General de la Provincia, que entre otras cosas tiene una modificación en la jurisdicción de ese poder con el incremento de partidas para el aumento no remunerativo, no bonificable. Sin embargo, ahora vieron cómo las promesas realizadas la semana pasada parecen comenzar a desmoronarse, por lo que desde el gremio salieron a cuestionar con dureza esta situación y el secretario general del sindicato que los nuclea, Hugo Coria, en el pasillo y mientras salían los legisladores, acusaba que “no vamos a ser rehenes de cuestiones políticas”, y alertó que ese día (30 de diciembre) están dispuestos a no trabajar, por lo que de hacerse la sesión, no sería legal.

Cabe destacar que el personal y todos los directores de áreas, luego de una asamblea realizada por la mañana, definieron firmar una nota en la que rechazaban toda posibilidad de volver a prorrogar el período de sesiones, tema que será discutido en los pocos días hábiles que quedan del año.

Pero esta novela de traiciones, desencuentros y amores fugaces que vienen protagonizando los diputados durante este año, no podía terminar en el capítulo de ayer sin las conferencias habituales: desde el bloque del frente Chaco Merece Más acusando duramente al bloque mayoritario de ser responsable de que no se haya podido sesionar, y por el otro la Alianza evitando contestar y justificando la posición adoptada. En estas dos conferencias realizadas una detrás de la otra y a pocos metros de diferencia, había cantidad suficiente para llenar las bancas del recinto, por lo que es más que evidente que todo se circunscribe a negociaciones de las que la sociedad poco puede saber.

Comentá la nota