El verde sube escalón por escalón

La estrategia cambiaria de la entidad monetaria desconcierta a operadores de la city. Cuando esperaban una intervención para bajar la cotización, el BC convalidó el alza y siguió comprando dólares para las reservas. Pocas liquidaciones de exportadores.
El dólar dejó la calma de las últimas semanas y escaló dos centavos tanto en el mayorista como al público. Si bien fue una suba impulsada por el Banco Central, hubo también espacio para acciones especulativas. La divisa estadounidense quedó finalmente en 3,54 pesos, según el promedio de las principales casas de cambio del microcentro. Los cambistas interpretaron el movimiento como un desborde y defendieron una leve, aunque sostenida, apreciación de entre dos y tres centavos por mes de acá a fin de año. El conflicto con el campo volvió a hacerse sentir en la falta de exportadores liquidando dólares. Por el lado de la demanda, tres bancos de primera línea atizaron la cotización con órdenes puntuales de compra, mientras que la entidad monetaria que conduce Martín Redrado se sumó con 20 millones de dólares.

Los operadores quedaron desconcertados. Fue una suba inducida y nadie apareció para medir fuerzas. El volumen de negocios fue escaso desde el comienzo de la rueda y cualquier movimiento llevaba fácilmente la cotización hacia un lado o al otro. Las mesas de cambio de tres bancos acapararon la plaza canalizando órdenes de compras de empresas. Fuentes del sector indicaron al Galicia, HSBC y Citi en esa tarea.

Pasada la media rueda siguió todo igual. Eso intranquilizó a los cambistas. En las últimas jornadas se había vuelto una constante empujar la divisa al alza y esperar la corrección del Central para hacer una diferencia. Pero no sólo no apareció al rescate, sino que el organismo absorbió 20 millones de dólares más de la plaza dándole un espaldarazo final a la suba. “Lo subieron tratándolo de inflar para hacer una diferencia, pero acompañamos y convalidamos la suba”, admitió un directivo cercano a Redrado.

Como compensación, el BC otorgó coberturas a los bancos a futuro por 180 millones de dólares en distintos plazos. Los negocios convalidaron un dólar a 3,535 pesos a fin de mes y a 3,579 al último día de marzo. El volumen de reservas internacionales se ubicó en 47.048 millones de dólares. El volumen operado fue de 274 millones de dólares, de contado. La divisa finalizó en 3,536 pesos en el segmento mayorista, casi dos centavos y medio por encima del cierre previo, de 3,512 pesos. “Son valores esperados en el mercado. Desde que comenzó el año la cotización siguió firme y prevemos que siga avanzando de dos a tres centavos por mes para cerrar en 3,80 o 3,90 pesos el año”, dijo a este diario el responsable de la mesa de cambios de Puente Hnos., Carlos Lizer.

Sin develar su tipo de cambio objetivo, el Central reconoce los factores a los que está atada la suerte de la moneda local. La relación comercial con Brasil y el precio internacional de la soja son los principales puntos a tomar en cuenta. De manera indirecta, la crisis financiera internacional sacude todas estas variables. En el caso de la relación bilateral con Brasil, la pérdida de competitividad del peso en comparación con la fuerte devaluación del real volvió a ser la punta de lanza de los popes fabriles argentinos para pedir un dólar más caro.

En el Gobierno señalan la recomposición en la confianza sobre el sistema financiero local. “La expectativa de una devaluación del peso a seis por dólar se diluyó en el tiempo”, resaltó la fuente del Central. Es así que el dólar a futuro (contra el peso) en Nueva York a un año de plazo pasó de 6,00 a 4,14 pesos. En tanto, las agencias y casas de cambio ajustan sus pizarras muchas veces anticipándose al cierre del mayorista. “Existe una práctica frecuente en la city que consiste en subir el minorista antes de que lo haga el mayorista para obtener una ganancia mayor”, explicó a Página/12 un directivo del mercado cambiario. Cabe aclarar que los bancos adquieren sus divisas a precio mayorista y lo venden al público de acuerdo con la cotización de sus pizarras que, generalmente, es de uno o dos centavos por encima del anterior. En casas de cambio el dólar se ofrecía no bien pasado el mediodía a 3,54 pesos. No obstante, fuera del promedio varias entidades cerraron con una divisa en 3,55 pesos, el valor más alto desde el 18 de diciembre de 2002.

Comentá la nota