Luz verde para el acuerdo entre Rusia y Ucrania para reanudar los envíos de gas

El acuerdo entre Rusia y Ucrania por la disputa del gas será firmado nuevamente después de que el presidente ruso, Dmitri Medvedev, dejara sin efecto de manera unilateral el acuerdo sobre el envío de controladores en ambos países, condición para la resolución del conflicto, indicó la agencia Interfax.
Medvedev había declarado inválido el acuerdo debido a un añadido del gobierno ucraniano.

Sin embargo, más tarde, la Comisión Europea indicó que Kiev se mostró dispuesto a retirar los agregados que generaron controversia. "Volvemos al texto de las recomendaciones en las que todos se pusieron de acuerdo", dijo la vocera de la Comisión Nathalie Charbonneau. Sin embargo, no queda claro cuándo se reanudarán los suministros.

En los principales apartes del texto de la declaración ucraniana Kiev estima que no está endeudada con la compañía rusa Gazprom y rechaza las acusaciones de robo de gas.

"Ucrania no tiene deuda alguna con Gazprom y ha resuelto todos los asuntos financieros concernientes al gas consumido", señala el texto.

Gazprom reclama a Ucrania el pago de una deuda de más de 2.000 millones de dólares, mientras que la compañía de gas ucraniana Naftogaz sólo ha reembolsado 1.500 millones de dólares.

La UE había anunciado que los primeros inspectores destinados a controlar los suministros de gas a través de Ucrania ya estaban preparados para empezar su misión. En varios lugares ya comenzaron su trabajo, según informó la Comisión de la UE en Bruselas.

Dos equipos de observadores llegaron a diferentes estaciones de medición en territorio ruso, mientras que los demás equipos están en camino.

El primer ministro ruso, Vladimir Putin, se había quejado por la noche en una conversación telefónica con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, por este agregado de Ucrania. Putin aseguró que con el añadido, Kiev no sólo alteró el sentido del protocolo firmado por todas las partes, sino que mencionó detalles que no tienen relación con el conflicto del gas.

Por eso, el acuerdo será firmado nuevamente, indicó la oficina de la Comisión en Moscú, según la agencia de noticias Interfax. La Unión Europea (UE) considera necesario que el acuerdo alcanzado el sábado en Moscú sea firmado nuevamente sin la declaración añadida por Kiev al texto, aseguró Interfax.

Tras difíciles negociaciones, Putin y su homóloga ucraniana, Julia Timoshenko, habían firmado este fin de semana el acuerdo sobre el envío de inspectores en ambos países, una condición que debía posibilitar finalmente la reanudación del suministro de gas ruso a la UE, alegó Barroso en Bruselas.

El presidente de turno de la UE, el primer ministro checo Mirek Topolanek, se mostró por su parte optimista al considerar que Rusia podría abrir el grifo del gas el lunes. En una conversación con Putin, Topolanek manifestó que el documento ucraniano era sólo una opinión de Kiev y no formaba parte del acuerdo.

El asesor en temas de energía del primer ministro checo, Vaclav Bartuska, dijo que Rusia y Ucrania habían asegurado que estaban interesados en una rápida reanudación de los suministros de gas a través de Ucrania hacia Occidente.

"Lamentablemente vemos que en ambas partes existen personas para las que un tránsito transparente sería una pérdida económica", dijo Bartuska". "Nos daría mucha lástima que el beneficio personal de estas personas fuera más importante que los intereses de la gente en Rusia, Ucrania y la UE", añadió.

En una entrevista con la televisión alemana desde Moscú, Putin cifró las pérdidas sufridas por Rusia hasta el momento en unos 800 millones de dólares. Desde que se suspendió el suministro se registró esta pérdida en el consorcio estatal de gas ruso Gazprom.

En tanto, la creciente emergencia energética que sufre el sureste de Europa ha llevado a algunos países a considerar la reactivación de antiguas centrales nucleares, algunas de ellas de dudosa seguridad.

El gobierno de Eslovaquia decidió activar un reactor nuclear en Jaslovske Bohunice, un paso que viola el derecho comunitario, advirtió la Comisión Europea. Austria también criticó la decisión, alegando que su desmantelamiento fue condición esencial para la entrada del país a la UE.

También Bulgaria está considerando la reactivación de un reactor en la central nuclear de Kosloduj, que cerró forzado por la UE por motivos de seguridad. El gobierno de Sofía alegó hoy que los cortes energéticos están agudizando las consecuencias de la crisis económica.

El lunes se reunirán en Bruselas los ministros de Energía de la UE en un encuentro extraordinario para deliberar sobre la situación. Aunque Rusia abriera el lunes el grifo del gas, harían falta tres días para que el llegara a los países de destino.

Un cuarto de las necesidades de gas de la UE son cubiertas con exportaciones desde Rusia, y el 80 por ciento de ellas pasa a través de Ucrania. Desde hace algunos días, Rusia suministra más gas a través de Bielorrusia y Polonia hacia Alemania.

Comentá la nota