Verdades, mitos y mentiras sobre la candidatura presidencial del Lole

Verdades, mitos y mentiras sobre la candidatura presidencial del Lole
"¡Qué zafarrancho están haciendo en Buenos Aires! Escriben todos cualquier cosa. La Chiche (por Hilda González de Duhalde) se quedó sin candidato y el Cabezón (por Eduardo Duhalde) no tiene margen para una operación. Felipe (por Solá) no entiende qué pasó y Walt Disney (¿?) tampoco. No se puede quejar, armó un lindo lío de fin de año".
El interlocutor parecía feliz por el vértigo que se apoderó luego de que el lunes 28 de diciembre (Día de los Inocentes) Carlos Reutemann revelara en una entrevista a un programa periodístico de un canal de cable rosarino que esta vez sí pensaría ser candidato presidencial, declaraciones reproducidas un día después en exclusiva por La Capital.

   En verdad, el tal vez arrojó al demonio la estrategia de Solá, quien venía siguiendo un estilo casi similar al de Reutemann. La bronca del ex diputado ultrakirchnerista no pudo ser disimulada: el propio protagonista apareció brotado por la novedad y exigiéndole al senador un posicionamiento respecto al jefe del PJ. Cuesta creer el principismo anti K de Solá, toda vez que fue el primero en salir eyectado de su silla para aplaudir cuando Cristina Fernández acusó a Duhalde de ser El Padrino.

   Ningún dirigente de primer nivel del peronismo evitó tomar posición tras la salida de boxes de Reutemann, quien otra vez midió los tiempos y se guardó las últimas horas del 2008 para ganar la pole.

   Hizo un juego a tres bandas: "Le puse un 7 a la presidenta porque soy oficialista", dijo al programa "En profundidad", castigó al Ejecutivo por la política hacia el campo y tiró ondas de amor y paz hacia Elisa Carrió, quien repite que el Lole es su peronista preferido.

   Kirchner le permitió y le permite al ex gobernador sus críticas, atento a tácticas y estrategias que vienen desde hace tiempo (sabe que Lole es el peronista que mejor mide en las encuestas y que su carencia de aparato y equipos podrían ser ofrecidos en 2011); la centroderecha se entusiasma con sua candidatura observando los mismo y, a su vez, los coqueteos con Lilita ponen en estado de cisma la relación entre la Coalición Cívica y el PS, al punto que el propio Rubén Giustiniani chocó por primera vez con su ex postulante presidencial.

   "¿Cuántos diputados le va a dar el PS a Lilita teniendo en cuenta que fue la más votada en la provincia, uno?", se suele interrogar Reutemann, quien, trascartón repiquetea con otro interrogante: "¿Cuántos lograría ingresar al Parlamento Carrió si va con lista propia?". Detrás de estos juegos dialécticos se esconde uno de los grandes deseos del PJ santafesino de cara a las elecciones legislativas. Romper la coalición entre aristas y socialistas.

   Con las dificultades que se les presentan a las plumas nacionales de llegar al Lole, éste se ríe como un chico al leer algunas informaciones cargadas de inventiva. Como la que se escribió ayer en la tapa de un matutino, y en la que se hacía referencia a reuniones previas entre Kirchner y Reutemann para acordar las declaraciones del lunes 28. Quien esto escribe puede asegurar que la presencia en el programa recién se acordó el domingo 27, a las 22. Reutemann no llegó con la ropa de gala con la que suele visitar al ex jefe del Estado, sino que se bajó de una camioneta tapada de tierra con borceguíes, jeans y camisa azul desteñida.

La hora de la verdad. Si alguien creía que el terremoto político por los dichos del santafesino era humo arrojado al viento sin anclaje real, los encuestadores y politólogos más serios comenzaron a darle encarnadura. El ex gobernador "viene creciendo en las encuestas, y su imagen positiva llega al 55%", de acuerdo a los números de Rosendo Fraga. El consultor Ricardo Rouvier informó que Reutemann tuvo entre agosto y diciembre, una imagen positiva promedio del 51,34%, con un pico de 53,1% en el último mes de 2008. La Capital pudo saber ayer que miles de stickers serán trasladados hacia lugares de veraneo, con dos palabras: "Reutemann presidente".

   Pero para que haya posibilidades de pelear por la Casa Rosada, Lole deberá sortear la dificilísima parada de octubre frente al socialismo.

   Hermes Binner es otro de los bendecidos por la buena imagen —según Fraga, "el político no peronista con más intención de voto para presidente"— y también se jugará el pasaporte hacia el premio mayor.

   Más allá de las lucubraciones, algo resulta perceptible: Santa Fe comenzó el 2009 jugando en primera.

Comentá la nota