La verdad sobre Agua Rica

La verdad sobre Agua Rica
El gobierno de Brizuela del Moral continúa con su política especulativa respecto de Agua Rica, a pesar de la angustia de cientos de familias que depositaron sus esperanzas de trabajo en la explotación del yacimiento. Oficialmente, aún nada se sabe sobre el comienzo de las operaciones de la empresa de propiedad de Yámana Inc. Ahora, el propio Director de Minería, y a la vez dirigente gremial de la UNCa, José Luis Molina, fue quien arrojó más dudas sobre el asunto, al sostener que no hay ningún tipo de señal que de cuenta de una fecha aproximada para el inicio de las actividades extractivas. El Funcionario y gremialista reveló además que mucha gente (contratada) sigue de licencia porque la empresa minera decidió restringir gastos en insumos y personal.
¿Qué pasa con Agua Rica?

Muchos son, quienes esperan el comienzo de las actividades de Agua Rica, unos como alternativa laboral, otros para mejorar sus negocios; lo cierto es que este gigante esquistado en pleno oeste catamarqueño, no da señales de vida. Seguramente, ni al gobernador de la provincia, ni al director de Minería le afecta la escasa presión ejercida por parte de la gran familia minera o de los ambientalistas, porque se han encargado de concertar una alianza con el gobierno municipal, con el grupo de empresarios de servicios mineros y, con los medios de comunicación para impedir que se sepa la verdad sobre Agua Rica: la crisis mundial ha arrojado dos efectos adversos sobre la producción minera, primero un colapso en la demanda de metales por parte de los países industrializados y, segundo una saturación de la oferta de metales, en los mercados mundiales.

Para algunos analistas, los grandes incrementos en las existencias de metales y, las pobres noticias económicas, aniquilan la idea de un futuro prospero en el sector, a corto plazo. Es que, los precios de los metales vienen cayendo semana tras semana ampliando las pérdidas del año pasado.

Otros, señalan que la crisis del crédito ha impactado directamente en la mentalidad de los inversionistas, a tal punto que están extirpando de sus conductas el "apetito por el riesgo".

Lo cierto, es que la combinación de precios bajos, demanda en baja y crisis del crédito, han logrado cambiar la mentalidad en el mercado quizá para siempre, lo que se traduce en un letargo especulativo de las empresas sobre el mejor futuro, en espera de que los inversionistas regresen pronto al mercado de las materias primas, entre ellas los metales industriales.

Agua Rica no escapa a este contexto y, de acuerdo a lo estimado por la empresa, con las reservas probadas en el yacimiento, que incluyen 5.8 millones de onzas de oro, 8.7 millones de libras de cobre, 93 millones de onzas de plata y 598 millones de libras de molibdeno, bastaría para incrementar en un 11% las existencias de metales, todo un récord de oferta que arrojaría una sobresaturación en el mercado mundial.

Con todo, es probable que la empresa minera con asiento en nuestra provincia retrase el comienzo de la producción por un par de años, que es el plazo que los analistas estipulan se recuperará la demanda mundial de metales industriales, una vez que se calme la tormenta financiera iniciada en los Estados Unidos, el mayor demandante de estas materias primas, junto a China.

Con este escenario en contra, habrá que esperar cual va a ser la reacción del gobierno del FCyS, que le toca afrontar este plazo en el que se avecina un incremento del número y tono de los reclamos de los andalgalenes y, del lobby de los empresarios de los servicios mineros.

Habrá que observar además, el rol del intendente José Perea en este asunto, hoy más que antes condicionado políticamente por el mandatario provincial, a quien acude por plata cada vez que debe afrontar deudas por gastos corrientes.

Ni que hablar de los medios, que en su afán de continuar acompañando la decisión del gobierno de evitar que se filtre información a la opinión pública, con mentiras, sobretodo en momentos electorales y de una baja en la imagen del gobernador, verán dilapidada una parte más de la escasa credibilidad que les asigna la gente.

No caben dudas, de que a la alianza pro-minera, le conviene más especular con la incertidumbre que contar la verdad sobre las demoras de la empresa. Y, aunque poco creíble, sobretodo si tenemos en cuenta los muchos cuestionamientos a la titular de la secretaria de Ambiente por su falta de rigor a la hora de aprobar estudios de impacto de las empresas, el argumento esgrimido por el gobierno le ha permitido que el tiempo trascurra, sin tener que soportar sobresaltos.

Comentá la nota