"La verdad, le presté relativa atención"

Después de que el PRO anunciara una alianza para llevarlo de candidato a senador, el ex gobernador negó el acuerdo. "Terminé siendo candidato en la alianza de la derecha, no entendía nada porque no era lo que se había conversado ni mucho menos", señaló.
Carlos Alberto Reutemann se encargó ayer de repetir que no autorizó al macrismo santafesino a que lo lleve en la lista de senadores nacionales en las elecciones del 28 de junio próximo. "No se habló ni de acuerdos ni de nada" con Marcelo Muniagurria, su ex vicegobernador, hoy referente provincial de Mauricio Macri en Santa Fe, quien justamente dio una conferencia de prensa el martes pasado para afirmar lo contrario. "La verdad que como fue una charla informal, le presté relativa atención. Pero cuando me comienzan a hablar de la conferencia de prensa, ahí quedé medio sorprendido porque yo terminaba siendo candidato del PRO en la alianza de la derecha, atrás de Macri y Solá, no entendía nada porque no era lo que se había conversado ni mucho menos."

–¿Usted dice que es más de izquierda de lo que muchos piensan?

–De la oligarquía no soy, terrateniente tampoco. Ahora, si usted me pregunta si estoy más cerca de Lula o de Berlusconi, le digo que estoy más cerca de Lula.

–Mire que alguien le va a hacer llegar la cinta a Berlusconi y va a escuchar...

–No importa. Estoy más cerca de Lula. No sé si es izquierda o centroizquierda; pero en el gobierno me dio la impresión de que tiró un poquito hacia el centro.

–De hecho su vicepresidente es un empresario industrial brasileño paulista que no tiene nada que ver con la izquierda.

–Pero yo no soy ni terrateniente, ni oligarca... Averigüe adónde está Lula, y cómo se manejó en su administración, que Obama lo llenó de elogios el otro día. Si usted me dice es de izquierda-izquierda, dónde está Lula; si usted me dice que es de izquierda virando un poco más al centro, y ahí estamos...

–Así como usted alguna vez me dijo que lo que más le gustaba de la Fórmula Uno era Ayrton Senna...

–Claro, y diríamos que el halago que le hace Obama el otro día a Lula, que lo llena de ponderaciones... y lo que ha hecho con Brasil, que ahora parece que va a prestar plata al Fondo Monetario... los elogios merecen nuestro respeto.

–O sea, Senna en la Fórmula Uno y Lula en la política. ¿Y a Carlos Menem dónde lo ubica en esa grilla?

–Tuvo su época, creía que hacía lo correcto, en algunas cosas acertó y en otras se equivocó.

–¿Qué fue lo que pasó con Marcelo Muniagurria?

–Hace dos días me llamó Marcelo, cuando yo estaba en Entre Ríos, y me habló de la simpatía del PRO hacia mi persona y nada más, la conversación terminó ahí; ya con que me digan que soy simpático es todo un halago para mí... ya es un exceso. Para ser sincero, la conversación terminó ahí, no se habló ni de acuerdos ni de nada. Inclusive, creo que mencionó que podía tener candidatos a diputado. La verdad que como fue una charla informal, le presté relativa atención. Lo único que me quedó claro fue lo de la simpatía y que no iban a llevar boleta a senador, y ahí se terminó. No se habló de acuerdo ni de que los apoderados del Frente Santa Fe Federal se reúnan con los del PRO para conversar, como lo va a estar haciendo con el Partido Conservador. Cuando me comienzan a hablar de la conferencia de prensa, ahí dije que quedé medio sorprendido, porque yo terminé siendo candidato del PRO en la alianza de la derecha, atrás de (Mauricio) Macri y (Felipe) Solá, no entendía nada porque no era lo que se había conversado ni mucho menos...

–Y porque además hay que pensar en el día después de las elecciones del 28 de junio, el peronismo se va a reagrupar. Ahora, cruzarse de vereda y enfrentarlo a Kirchner, a Scioli, ¿es otra cosa, no?

–Yo acá tengo una condición, que tiene que ver con el conflicto del campo, de la 125, que tanto afectó a Santa Fe, porque es el corazón de nuestra provincia. Todas las localidades, partiendo desde Rosario, tienen la agroindustria, el agro, todo lo vinculado con el tema tiene una importancia enorme, y la provincia respira por todo esto. El conflicto lleva un año y pico y no se soluciona y no hay miras de que se solucione, por lo tanto, la situación sigue igual, con un deterioro enorme en toda la provincia. Yo tengo una posición: en defensa de los intereses de la provincia de Santa Fe que en su momento a mí me eligió como representante, como senador, envenena a la gente que le dio su confianza, más allá de si uno pertenece a un partido o a otro, porque acá priman los intereses de Santa Fe y bueno, hay una posición irreconciliable en la cual yo seguí y estamos donde estamos.

–¿Ustedes van a tener una lista de diputados?

–Si hay candidatura, lógicamente...

–¿Y va a ser un peronista y del sur el primer diputado nacional de su sector?

–El armado de la lista de diputados nacionales tiene enormes dificultades porque estamos hablando del sur-sur, del centro, del centro-norte y del norte-norte; entonces, para que quede todo el mundo conforme y equilibrado, nadie queda contento, todo el mundo queda enojado, porque es prácticamente imposible dejar conforme a una geografía tan extensa y larga como la provincia de Santa Fe. Lo que sigue claro es que los que sean candidatos a representantes de la provincia en el Congreso de la Nación tendrán que defender los derechos de la provincia y de los santafesinos. Creo que empieza otra historia, la gente no va a perdonar a nadie más que en su momento de levantar la mano, lo haga votando en contra de los derechos.

–¿Llegó a hablar con usted la ex vicegobernadora María Eugenia Bielsa, luego del encuentro que tuvo ella con la Presidenta por la interna del PJ santafesino?

–No, no hablo ni de cuando era vicegobernadora. Y si habló creo que no habló muy bien...

–¿Y con la Presidenta, hace mucho que no conversa?

–Sí, bastante. Y no hay miras de conversar.

–¿Con los socialistas no se va a llevar bien nunca?

–No, ahí tenemos un problema. Yo no tengo inconvenientes con el socialismo, pero hay dos actitudes: con el mandamás de la provincia es de tipo personal y me parece que no tiene retorno.

Comentá la nota