El verano viene con los alquileres congelados

Si la demanda no levanta, algunos pronostican que podrían bajar los valores a medida que la temporada avance. Tras las flojas reservas del último fin de semana largo, las inmobiliarias aconsejaron asegurarse la ocupación.
Los turistas que elijan veranear en el país se beneficiarán con la estabilidad de los precios. Este verano los alquileres no aumentarán. Incluso, los valores en algunos destinos hasta podrían bajar a medida que la temporada avance. Esta es la primera vez en seis años que las tarifas turísticas no se tocan. El fin de semana largo del 12 de octubre sirvió de termómetro para que la industria midiera la demanda. Como ocurrió el año pasado, la gente volvió a postergar sus reservas, que cayeron un 15% frente a igual fecha de 2008. El desinterés de los turistas alertó a las inmobiliarias, que acordaron "mantener los precios intactos" para lograr un mejor nivel de ocupación este verano. Empresarios del sector consultados por Crítica de la Argentina coincidieron en que el balance de la temporada pasada no fue el esperado. Predominaron las escapadas de fin de semana y la ocupación promedio no superó el 70% en ningún lugar, porque los precios habían subido un 15% promedio respecto de 2008. Los pasajes de colectivo de larga distancia, en cambio, sí se encarecerán. En el sector estimaron un 10% de aumento a partir de diciembre.

En Mar del Plata, Entre Ríos, Mendoza, Córdoba y la costa reina la preocupación. Los agentes inmobiliarios temen que las consultas de la gente no se concreten en reservas. Según puso saber este diario, el 80% de las plazas de alojamiento en ciudades de la costa todavía están disponibles. El año pasado, en esta misma época, ya había un 40% de reservas tomadas. Incluso a pesar de la crisis y de la inflación.

El mes pasado, el presidente del Colegio de Martilleros de Mar del Plata, Miguel Ángel Donsini, se reunió con propietarios de inmobiliarias para que no subieran los precios. "Nos aconsejaron no hacer ajustes", contó Elda Loyola, directora de la inmobiliaria homónima. Ahora, en Mar del Plata el alquiler de un departamento de dos ambientes en el centro se consigue por $ 3.000 durante enero. Y una propiedad de cuatro ambientes, desde $ 4.000. En febrero, esos valores serán unos 10% más económicos.

A 122 kilómetros de allí, en Pinamar, las consultas por alquileres de cabañas y casas se mantienen en niveles similares a los del año pasado en esta época. "Es raro que no se hayan concretado más reservas. La gente va a alquilar cerca de las fiestas", opinó Matías, un empleado de la inmobiliaria local Balmoral. Las tarifas están iguales a las de la temporada pasada. Un departamento de dos ambientes en el centro de Pinamar se consigue por $ 3.500 todo enero. Y por uno de cuatro ambientes, mejor equipado, se paga desde $ 8.000.

Las consultas durante el fin de semana largo pasado cayeron un 15% en hoteles, cabañas e inmobiliarias de toda la costa. En Cariló se notó. Claudia Soriano, dueña de Soriano-Vignau, dijo que los precios no se tocaron para evitar un éxodo de turistas hacia otros destinos. "Nos pusimos en línea para mantener los valores de la temporada pasada. Este año va a salir menos gente de vacaciones", pronosticó la empresaria. En ese balneario exclusivo los alquileres son superiores a los del resto de la costa. Una casa para cuatro personas en la "zona 6" no baja de $ 11.500 en enero.

En Villa Gesell un departamento de cuatro ambientes se consigue desde $ 5.000 en enero y desde $ 4.500 en febrero. A diferencia del resto de las localidades, en Mar de las Pampas, a 30 kilómetros de allí, los valores sí se modificaron. Una cabaña de cuatro ambientes, para seis personas, cuesta $ 10.000 en enero y $ 9.000 en febrero, un 10% más que en enero de 2009. Algunas inmobiliarias de esa localidad en expansión aplicaron ajustes porque "la demanda lo acepta". Elena Caleños, empleada de Irell Propiedades, admitió que su oferta de alquileres para esta temporada sufrió ese incremento. "A pesar de que este año se demoraron los llamados, están empezando a cerrarse los primeros contratos de cabañas en el bosque", contó.

En todos los casos, los precios son de contado efectivo. Los contratos se acuerdan con un 50% del pago por adelantado, en concepto de seña. El 50% restante se abona en el momento de hacer el check in.

Los pasajes aumentan en diciembre

Los pasajes de ómnibus larga distancia aumentarán un 10% a partir de diciembre. Así lo confirmó a este diario el gerente general de la Asociación Argentina de Empresarios del Transporte Automotor (AAETA), Marcelo Gonzalvez. "Por ahora se van a mantener las promociones, pero a partir del 15 de diciembre aumentarán los tickets en un 10%, no más", aclaró. Según pudo averiguar Crítica de la Argentina, por ahora sólo se comercializan boletos con fecha de noviembre. "No estamos autorizados a vender tickets ni para diciembre ni para enero. Todavía no tenemos las nuevas tarifas por sistema", se justificó un empleado de la empresa Flecha Bus. Este diario constató que la semana pasada, en la terminal de Retiro abundaban las compañías de ómnibus que ya no aceptaban pagos con tarjetas de crédito o débito. Los letreros de las ventanillas decían "sólo efectivo".

El plan incentivo murió en silencio

Para reactivar la actividad en agencias de viajes de todo el país, el Gobierno diseñó un plan de financiamiento de hasta doce pagos sin interés con tarjetas de crédito del Standard Bank y del Banco Nación. El beneficio sólo era para aquellos turistas argentinos que eligieran vacacionar en destinos nacionales durante la temporada pasada.

El plan oficial, que Cristina Fernández de Kirchner anunció en la quinta de Olivos, duró unos pocos meses hasta que murió silenciosamente.

Según fuentes del sector turístico, la idea no era mala, pero no prosperó porque el beneficio era sólo para los usuarios de Nativa y de las tarjetas del Standard Bank. El resto de la gente podía pagar hasta en seis cuotas sin recargo.

Comentá la nota