En verano, La Rioja pierde recursos por mas de 60 millones

Desde noviembre, la provincia viene sufriendo una merma promedio de 12 a 15 millones de pesos mensuales de la coparticipación federal de impuestos que no llegan, debido a la caída de la actividad económica y el impacto que produce en la recaudación nacional. Aunque el gobierno local admite en privado tener "un colchón" para aguantar y asegurar el pago de salarios y servicios básicos, si la situación no mejora en marzo el panorama financiero para el primer semestre de 2009 tendrá complicaciones severas.
Por la Sala de Redacción de Riojavirtual

Si la meseta recesiva que se está instalando paulatinamente en esta parte de América, sigue impactando duro en la actividad económica y la recaudación nacional continúa cayendo, serán varias las provincias que -por su dependencia de la caja que hoy manejan los Kirchner- afrontarán problemas severos.

Curiosamente, La Rioja -harto dependiente de la economia nacional- no está entre el lote de provincias mas expuestas por varias razones: no está endeudada como otras, su gasto no es tan grande como lo es en otras y, además, armó un "colchón" para aguantar, al menos durante el verano, sin demasiados sobresaltos.

Esta semana el radicalismo denunció que el "colchón" sobre el que descansa Luis Beder Herrera y su administración es de unos 230 millones de pesos. El gobierno local no se molestó en desmentirlo pero, si así fuese, no estaría mal.

Es que, de esa forma, el Ejecutivo local puede decir que tiene asegurados los recursos para estar a salvo durante los críticos meses de enero y febrero y garantizar salarios, becas, subsidios, y otras formas irregulares de pago.

Desde noviembre, la provincia viene sufriendo una merma promedio de 12 a 15 millones de pesos mensuales de la coparticipación federal de impuestos que no llegan, debido a la caída de la actividad económica y el impacto que produce en la recaudación nacional.

Si la situación se mantiene al cierre de diciembre, enero, febrero y parte de marzo, cuando se supone que la actividad económica debería comenzar a sacudirse la modorra, La Rioja habrá sufrido mermas superiores a los 60 millones de pesos en comparación con lo esperado. Mas de la mitad de lo que gasta mensualmente en salarios y otras obligaciones de pago de haberes como la quincenita.

De allí que cobran valor los fondos "extras" que el gobierno local logró abrochar con Cristina Kirchner hace unos meses y que le garantizan, en el año, unos 400 millones de pesos adicionales extracoparticipables.

Ante el panorama que se aprecia, cualquier decisión del gobierno local de congelar reclamos salarios podría entenderse, pese al cálculo que hace el radicalismo cuando sostiene que, pagar los 200 pesos extras por empleado como lo dispuso la Nación, le implican a La Rioja poco mas de 6 millones. Una suma que no parece tan alta como para no afrontarla sin esperar el auxilio nacional.

Comentá la nota