Venturi despidió a 86 trabajadores por la crisis

Se vio afectada por la baja en las ventas de maquinaria agrícola.
Venturi, la fabricante cordobesa de válvulas y componentes oleohidráulicos para la industria de la maquinaria agrícola y vial, anunció ayer el despido de 86 trabajadores que pertenecían a la planta de operarios estables.

La medida sorprendió a propios y extraños, porque hasta hace pocas semanas atrás la compañía gozaba de un buen ritmo de trabajo, incorporaba trabajadores y realizaba horas extraordinarias.

Pero el impacto que viene teniendo la crisis mundial y los conflictos internos en la economía nacional terminó afectando el nivel de actividad de la compañía.

Ante esto, los directivos decidieron reducir la planta de personal ante la perspectiva de que en el corto plazo no aparecen posibilidades de que esta caída en la demanda de sus productos se revierta.

Según confirmó ayer el titular de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Augusto Varas, la compañía no pidió Procedimiento Preventivo de Crisis, ni tampoco anunció que en el futuro tome medidas como suspensiones o adelantos de vacaciones.

En este sentido, el dirigente gremial confirmó que los despidos se realizaron en forma ajustada a las exigencias de la normativa laboral, “pagando todo lo que corresponde por indemnización”.

Por esta razón, no se prevé que ante los despidos los trabajadores tomen algún tipo de medida gremial.

Aún así, los representantes de la UOM iniciaron ayer y continuarán hoy con una serie de conversaciones con los directivos de la autopartista cordobesa, con el objetivo de plantear alguna alternativa que contemple la continuidad de los trabajadores despedidos.

Venturi produce partes para agromáquinas, uno de los sectores más golpeados por la crisis del campo, que se inició a mediados de marzo de 2008 y que, con el reinicio del enfrentamiento entre productores y el Gobierno nacional, continuará durante este año.

En este marco, Venturi comenzó tomando decisiones como concentrar en su planta –ubicada en el camino a Monte Cristo– la producción que antes tercerizaba en otros talleres.

La empresa contaba hasta ahora con 380 operarios y un total de 450 empleados.

De esta manera, la crisis mundial que comenzó a afectar el nivel de actividad de la industria local entre noviembre y diciembre pasado, terminó afectó a otra empresa.

Desde que se inició la crisis, más de 90 empresas pidieron iniciar el Procedimiento Preventivo de Crisis, una herramienta prevista por la legislación laboral y que permite reducir plantel de trabajadores en forma consensuada con los sindicatos del área.

Los delegados gremiales admiten que más de 30 empresas metalmecánicas registran problemas con sus trabajadores, en tanto el miércoles se conoció que unas 70 empresas del sector analizan acudir al Procedimiento Preventivo de Crisis si la caída de la actividad se profundiza.

Comentá la nota