Las ventas disminuyen entre un 15 y un 20%

El panorama de los principales centros de compras del microcentro tucumano oscilaba entre la desolación y la expectativa para poder revertir una tendencia negativa en los niveles de consumo.
El fervor por las Fiestas dejó sus huellas en las peatonales del microcentro tucumano, sin embargo, las arcas de los locales comerciales bregan por unas próximas horas que permitan repuntar las ventas que, hasta el momento, establecen cierto cariz deficitario y desalentador.

A pesar que una importante cantidad de personas se dio cita en las calles de la ciudad para realizar sus compras de Navidad, las mismas se caracterizan por no llegar a cumplir las expectativas de los comerciantes locales, quienes precisaron una merma en sus ventas de entre el 15 y el 20 por ciento.

En un sondeo realizado por EL SIGLO, en la mayoría de los negocios consultados el panorama se conjugaba con facetas de expectativas (por el movimiento que pueda producirse entre hoy y mañana) y desolación ante la anemia registrada en las ventas.

Así, se pudo constatar que en la rama electrodomésticos la situación era de preocupación ya que no se habían efectuado operaciones que igualen, siquiera, los índices del año anterior. Además, si en las casas dedicadas a este tipo de productos esperaban consolidar sus ingresos monetarios con la venta de aires acondicionados (que es una compra típica para estas fechas), el desconcertante clima norteño les jugó una mala pasada, ya que por la ola de calor que azotó a los tucumanos durante noviembre, la demanda de estos productos resultó imposible de superar en esta ocasión.

Sin embargo, la vedette del verano parecen ser los artículos tecnológicos, pues hubo una considerable salida en lo que refiere a notebooks y netbooks, sobre todo solicitadas por el consumidor adolescente. Por otra parte, la sorpresa estuvo enmarcada por los televisores que no parecen haber seducido, en este fin de año, al público, como en épocas anteriores.

Apelar a las ofertas

A tono con el presente contexto, los centros de compras que se caracterizan por ofrecer una multiplicidad de productos para el hogar y vestimenta personal, registraban hasta ayer una disminución del 25 por ciento en sus ventas, a pesar de contar con promociones especiales para las distintas formas de pago disponibles. Este hecho, según responsables de los locales, afectó en cierto sentido el movimiento comercial, debido a que hay compañías bancarias crediticias (tarjetas de crédito -sobre todo internacionales) que aplicaron intereses considerables para las facturaciones financieras realizadas en cuotas. El precio de lista de los accesorios se mantenía hasta el tope de seis cuotas o, en algunos casos, sólo tres.

De esta forma, los empresarios del comercio se vieron obligados a promover ofertas singulares, con descuentos de hasta el 20 por ciento con pago en efectivo, lo que esperan pueda llegar a revertir la desconcertante situación.

En el marco del declive comercial, las prendas mayormente electas fueron los pantalones de vestir y camisas sueltas (para damas en ambos casos), los jeans unisex, remeras y bermudas (cuyos precios oscilaban entre los 29 y 79 pesos), lencería fina (el color más solicitado fue el rosa, característico de las fechas navideñas) y trajes de baño multicolores en sus presentaciones bikini y trikini.

En lo que respecta a las tiendas de ropa informal o elegante sports, se apreció, según estimaciones de sus encargados, un movimiento constante, pero relativo en cuanto consumo, desde mediados de mes. Lo que llamó la atención, puesto que es una tradición que el aluvión en la demanda se produzca en los últimos tres días anteriores a la Nochebuena. Sin embargo, destacaron que la venta no es muy buena ya que percataron un descenso en las mismas ubicadas en torno del 10 por ciento.

En este sentido las compras eran de carácter y uso personal ("compran más para estrenar que para realizar regalos", sostuvo Silvia, referente de ventas de un local ubicado en peatonal Muñecas casi esquina Mendoza). Pero cabe aclarar que las prendas para agasajar a los seres queridos consistían en objetos de valores módicos, como ser: medias, slip, bóxer o cintos.

Buena demanda en el calzado

Sin embargo, la nota peculiar la dieron las tiendas de calzado, pues en sus salones pudo verse a una cantidad considerable de personas que optaban por diferentes modelos y diversos precios. En su mayoría, las compras efectuadas estaban compuestas por ejemplares de muy buena calidad y precios en cierto sentido accesibles (si se tiene en cuenta que zapatillas de cuero sports de primera marca se podían conseguir desde 229 pesos, zapatillas deportivas desde 235, mientras que los zapatos mocasines rondaban los 150 pesos en adelante).

En casi la mayoría de los locales visitados por este diario, se registraban aumentos en los importes de los productos varios ubicados en la franja del 15 y 20 por ciento, sin tendencia a una suba. Por lo que los comerciantes esperan que en las últimas dos jornadas el panorama tienda a mejorar.

Lectura, amiga incondicional

Para aquellos que se inclinan por pasar sus vacaciones ejercitando la imaginación y cultivando sus conocimientos, la mejor propuesta la constituyen los libros de lectura. En este rubro, si bien es cierto que las ventas se mantienen constantes y niveladas en este período, la particularidad estuvo dada en que los lectores que se acercaron a comprar ejemplares fueron personas jóvenes que se inclinaron entre dos categorías excluyentes: por una lado, se avocaron a la temática política, siendo los más elegidos: "El Dueño", de Luis Majul, "Patria o medios", de Edi Zunino y "Juan Domingo", de José Ignacio García Hamilton.

Además, otra de las categorías predilectas para pasar la etapa estival fueron los trhillers de suspenso e intrigas, destacándose, en este sentido, los siguientes títulos: "Juegos de ingenio" de John Katzenbach, y "El símbolo perdido", de Dan Brown (el mismo autor del "Código da Vinci" y "Ángeles y demonios").

Finalmente, vale precisar unas singularidades que caracterizan la dificil situación social que envuelve a la provincia en general. Los vendedores señalaron que, si bien es cierto que la mayoría de las operaciones las realizaron con tarjetas de débito o crédito, les llamó la atención que gente de condición humilde se acercó a los comercios a efectuar compras cuyo pago, en su totalidad, lo realizaban en efectivo. Admitieron que es factible que el dinero en cuestiòn provenga de los planes asistenciales que otorga el Gobierno central, "recursos que en lugar de paliar la consumición de artículos de primera necesidad (en su mayoría alimentos) fueron destinados a compras suntuosas.

De esta situción se desprende la gran afluencia de gente en el microcentro, donde prácticamente no se puede caminar, y el nivel de ventas que evidencias los comercios, que dista mucho de las expectativas trazadas por los empresarios.

Comentá la nota