La venta de propiedades cayó 40%

En julio también bajaron las hipotecas y los permisos de construcción, mientras que los precios se mantuvieron
El mercado inmobiliario sigue sin dar señales de recuperación. A contramano de lo que sucede con los supermercados y en menor medida con los autos, las ventas de propiedades no logran salir del pozo en el que entraron a fines del año pasado.

Ayer se conocieron los datos de julio de escrituras en la Capital Federal y la provincia de Buenos Aires y la esperada reactivación no llegó al rubro. Según el Colegio de Escribanos de la ciudad de Buenos Aires, se concretaron 4199 operaciones de compraventa de propiedades, lo que implica una caída del 38,7% en relación con julio de 2008, mientras que frente a junio último la caída fue del 1,89 por ciento.

Cruzando la General Paz el panorama es prácticamente el mismo. De acuerdo con los escribanos bonaerenses, en julio se vendieron 7797 viviendas en la provincia, con una baja interanual del 40 por ciento.

En el acumulado de los primeros siete meses tampoco se perciben grandes cambios. En la Capital la baja llega al 38,1% en la cantidad de escrituras, mientras que medidas en pesos las operaciones registran un descenso interanual del 26,8%, lo que indica que los precios se mantienen a pesar de la menor actividad.

"Los precios están estabilizados, con una menor actividad, pero con una oferta y una demanda equilibradas, lo que da cuenta de que lo peor de la crisis para el mercado inmobiliario ya pasó. Además, no hay que perder de vista que las fuertes bajas que muestra el número de escrituras en 2009 surgen de una comparación con 2008, que fue el mejor año en una década para el sector", señaló Néstor Walenten, socio de la firma Walenten Propiedades y presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina.

Baja generalizada

La caída en las ventas fue acompañada por una baja prácticamente similar en el número de hipotecas inscriptas -en siete meses acumulan un descenso del 39%- y en los permisos de construcción, medidos en metros cuadrados, que sufrieron una reducción del 37 por ciento.

El único índice que exhibió resultados positivos en julio fue el de las inscripciones de los reglamentos de copropiedad, con una suba acumulada en los primeros siete meses del año del 22%. Este trámite generalmente es el último paso antes de la entrega de un edificio, ya que es indispensable para la escrituración de los distintos departamentos.

La lectura positiva que se puede hacer de este ítem es que los edificios que estaban en construcción finalmente se terminaron y no se cumplieron los pronósticos más sombríos que anticipaban una multiplicación de obras sin terminar por la crisis económica.

Sin embargo, también puede hacerse otro análisis. "El crecimiento de las inscripciones de edificios nuevos puede estar ayudando a que la caída en el total de escrituras no sea aún mayor de lo que indican las estadísticas oficiales porque se trata de propiedades que se habían comprado desde el pozo hace varios meses y que ahora se están inscribiendo legalmente", señaló José Rozados, director de la consultora Reporte Inmobiliario.

Frente a la sucesión de números negativos, en el sector no pierden las esperanzas. "Julio fue un mes de transición posterior a las elecciones y creemos que en los próximos meses puede generarse algún tipo de reactivación, porque ya se está viendo cierto aumento del consumo", señaló Jorge Mateo, presidente del Colegio de Escribanos de la provincia de Buenos Aires.

Cambio de ánimo

El operador Carlos Sotelo -presidente de la inmobiliaria Sotelo Propiedades- rescató como un dato positivo un cambio en el estado de ánimo de los potenciales compradores. "En las últimas semanas se nota un mayor caudal de consultas y visitas, especialmente para las unidades más chicas, que son buscadas como inversión", señaló el empresario.

La falta de recuperación de las ventas de inmuebles contrasta con los datos más positivos que se conocieron de otros rubros. De hecho, en julio las ventas en los supermercados crecieron un 2,6%, con lo que rompieron una racha de tres bimestres seguidos de caída, mientras que la demanda de autos usados cayó un 9,6% frente al mismo mes de 2008, aunque en la comparación con junio mostró un alza del 8,8 por ciento.

-38,7%

Escrituras en baja

* Es la caída que se registró en el número de operaciones de compra-venta de propiedades en la Capital Federal en julio.

-39%

Hipotecas en descenso

* Es la disminución en el número de hipotecas inscriptas en los primeros siete meses del año.

Comentá la nota