La venta de naftas fue normal

Los automovilistas tucumanos no sufrieron mayores problemas para cargar combustible, ya que las estaciones de servicio de la provincia finalmente no se adhirieron al paro nacional de 24 horas convocado por la Federación Obreros y Empleados de Estaciones de Servicio (Foesgra) y por la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha).
La mayoría de las expendedoras tucumanas trabajó ayer con normalidad, aunque en algunos casos se registraron faltantes de combustibles, debido a una insuficiencia general de stock, que afecta al sector desde hace más de cuatro años.

El único efecto fue que antenoche se formaron colas en los playones de algunas expendedoras, debido al temor de clientes por quedarse sin combustible.

Empresarios dijeron que se decidió priorizar lo económico por sobre el reclamo, ya que el cierre de 24 horas hubiera significado una notable merma en las ventas. El motivo del paro es el hecho de que en el país se perdieron 40.000 empleos en los últimos dos años, a raíz del cierre de 3.000 estaciones, lo que podía extenderse a los 50.000 trabajadores que aún en actividad. En el resto del país la huelga alcanzó una alta adhesión, especialmente en Buenos Aires, donde los clientes enfrentaron serias dificultades para cargar nafta. Los estacioneros atribuyen los faltantes a las petroleras que, a la vez, sufren retenciones a la exportación de combustibles superiores al 50%.

La cadena de valor pide al Gobierno que disponga medidas para mejorar la situación del sector, que aún no obtuvo respuestas. Ayer, en Buenos Aires, hubo incidentes entre clientes molestos por la medida, empresarios que no se adhirieron y sindicalistas.

Comentá la nota