Venta de granos: el campo pide que intervenga el Congreso

Venta de granos: el campo pide que intervenga el Congreso
La Mesa de Enlace le reclamará hoy al Gobierno que confirme las versiones de que se crearía un ente mixto que regule las exportaciones. De ser así, pedirán que lo vote el Parlamento.
Funcionarios del Gobierno y dirigentes de la Mesa de Enlace volverán a verse hoy las caras. Si los primeros cumplen con los amagues y anuncian la creación de un ente estatal para intervenir en el comercio de granos, los segundos no le sacarán el cuerpo a la discusión.

Pero el campo pondrá condiciones: exigirá que ese debate vaya al Congreso, donde el kirchnerismo ya perdió la batalla por las retenciones móviles. Ese riesgoso escenario ya habría sido medido en lo más alto del poder, desde donde habría bajado la orden de desactivar la iniciativa.

Como se acordó una semana atrás, Carlos Garetto (Coninagro), Hugo Luis Biolcati (Sociedad Rural), Eduardo Buzzi (Federación Agraria) y Mario Llambías (CRA) fueron citados para hoy a las 14. Los aguardarán la ministra de Producción, Débora Giorgi, y el secretario de Agricultura, Carlos Cheppi. Anoche no se sabía si también el ministro del Interior, Florencio Randazzo, sería de la partida.

Lo primero que harán los dirigentes será preguntar si es cierto que el Ejecutivo piensa intervenir en el mercado de granos.

El rumor, alentado por usinas oficiales, primero decía que se estudiaba una "nacionalización" del comercio agrícola, pero luego fue mutando hacia un proyecto más moderado: la creación de un ente mixto que tuviese capacidad de intervenir en la compra y venta de granos, con el supuesto objetivo de mejorar los precios pagados al productor y asegurar el abastecimiento interno.

Frente a la rápida reacción del sector, que amenazó con otra ola de protestas, ante la Asamblea Legislativa la presidenta Cristina Kirchner evitó las precisiones, aunque avisó que impulsará "instrumentos nuevos" que permitan mayor protagonismo del Estado en la economía.

Anoche, fuentes con llegada directa a Olivos le bajaban el tono a la idea del plan oficial para meter mano en un sector desregulado en 1992. "No es el momento", se habría escuchado de uno de los ocupantes de la residencia.

En la intimidad de la Mesa de Enlace piensan que todo se trató de un "globo de ensayo" para quitar del escenario el más espinoso de sus reclamos: una rebaja de las retenciones. Por eso, ni bien hoy se saquen la duda, los dirigentes rurales insistirán. "Esperamos avanzar en las soluciones que necesita el productor, que está a la vera de la ruta y en situación de quebranto.

Eso será difícil si no corregimos las retenciones", aseguró Garetto. "Hay que discutir retenciones, sin duda. Es un tema medular en la política agropecuaria", confirmó Buzzi.

De todos modos, para el caso de que el Gobierno decidiese avanzar con la creación de esa Agencia, el campo ya tiene una respuesta preparada. Por un lado, exigirá que semejante reforma cuente con respaldo del Congreso.

Por otro, promoverá que la conducción de ese organismo mixto quede en manos de productores, consumidores y usuarios, con minoría del Estado. "Es tanto el nivel de deterioro y la desconfianza, que en manos de esta gente (por los kirchneristas) sería suicida", explicó un técnico.

Divide y reinarás

Biolcati es de los que opinan que el amague de reedición de una Junta Nacional de Granos tuvo una intencionalidad política. "Dividir la Comisión de Enlace parece ser la mayor preocupación (del Gobierno). No lo logran, pero no se cansan", afirmó. Al interior del bloque rural, por cierto, las posiciones están divididas.

Mientras que Federación Agraria siempre reivindicó la intervención estatal para mejorar la situación de pequeños y medianos productores, la Rural se planta en la vereda opuesta, la de la no injerencia en el mercado. El descrédito mutuo hacia los interlocutores del Ejecutivo es el que las reunió bajo el mismo paragüas. Y el que hasta ahora evita un cisma.

En la Mesa de Enlace hay otra coincidencia: que una discusión de este tipo llevará más tiempo del que el sector puede esperar. Por eso, hoy reclamarán a Giorgi medidas concretas para mejorar la situación de los productores de carne y leche, especialmente de zonas castigadas por la sequía.

También, que el Gobierno cumpla con las medidas que lanzó una semana atrás, y que todavía están en veremos. "De anuncios para los diarios estamos un poquito cansados. Había cosas de inmediata resolución que todavía no se implementaron", sostuvo Biolcati. CC

Comentá la nota