La venta de dólares en los bancos ya es un cuarto de lo que era antes del 28J

Según datos del mercado, la venta de dólares al público en sucursales se desplomó en agosto. En esta línea, algunos prevén que la fuga de capitales será menor este mes y podría volver a los niveles de enero, cuando estuvo en torno a los u$s 1.000 millones. El dólar minorista sigue estable a $ 3,86
Por ahora, la calma que devino luego del 28J no sólo persiste sino que cada vez es mayor. Sin hacer futurología, lo cierto es que los números de algunas variables financieras y económicas respaldan la teoría de que, al menos, ya no hay pánico entre los argentinos. Uno de los termómetros de la quietud es el marcado desplome que en los bancos sufrió la venta de dólares al público minorista. En rigor, según cifras del mercado, la tensión sobre la divisa estadounidense desapareció a punto tal que las compras de los pequeños ahorristas ahora representan sólo una cuarta parte de lo que compraban hace apenas dos meses. Mientras que en los picos de tensión –meses de marzo y junio– la venta de dólares promediaba alrededor de unos u$s 120 millones por día en el sistema, hoy esa cifra ronda los u$s 30 millones diarios, según cálculos que proporcionaron a El Cronista algunos bancos que juegan fuerte en el negocio, aunque se resguardaron en el anonimato.

"Es impresionante como se destrozó la dolarización en agosto. Ya en el mes de julio pasamos a vender la mitad de los dólares de junio. Hoy estamos vendiendo en todas las sucursales un quinto de lo que vendíamos ese mes", señalaba sin perder el asombro el economista jefe de una de las entidades con mayor participación en la compra-venta de divisas.

Por un lado, es cierto que muchos ahorristas agotaron su margen de dolarización. Pero también la menor tensión consigna que las expectativas de devaluación pisaron el freno. En esta línea, algunos analistas sostienen que la fuga de capitales –la formación de activos en moneda extranjera– continuará su camino descendiente en agosto. Varios adelantaron que la dolarización será menor que el mes pasado, cuando se ubicó en torno a los u$s 1.400 millones –registrando una caída cercana a los u$s 1.000 millones–. Incluso hay quienes se animan a pronosticar que es posible, de continuar la calma, que termine en niveles similares a los de enero. "El cuadro interno y también externo se calmó muchísimo. El tipo de cambio está estable en $ 3,86. En este momento, las tasas de interés han caído y hay mucha liquidez. Bajo este contexto, podríamos llegar a ver para fines de mes que una salida de capitales en torno a los u$s 1.000 millones", explicó Miguel Kiguel, titular de la consultora Econviews. Coincidiendo con el economista, un alto ejecutivo financiero de un banco de primera línea, estimó que "es muy probable que la salida se ubique en los mismos niveles de enero, cuando se fugaron unos u$s 900 millones".

El retroceso en las expectativas de devaluación también se registra en los contratos en el mercado de dólar a futuro. "Cuando en mayo el 77,1% del volumen estaba en los 4 primeros meses, hoy el volumen está menos concentrado y vemos que en agosto sólo el 60,3% del volumen corresponde a esos primeros 4 meses. Se puede interpretar como una disminución de la incertidumbre de corto plazo", explicó Javier Marcus, gerente de Desarrollo del Rofex.

Todo el contexto de menor presión sobre el tipo de cambio beneficia al Banco Central (BCRA). En rigor, la entidad conducida por Martín Redrado revirtió sus movimientos y ahora puede engrosar sus arcas sin generar presión extra. Hay que decir, por otra parte, que la demanda mayorista de dólares –que es en última instancia la que termina influyendo sobre el tipo de cambio– también se aplacó. En este circuito influye la fuerte caída en la actividad económica, en la que es notable el derrumbe de las importaciones, como los resabios de algunas restricciones impuestas por el ente oficial –vale recordar las ofertas cerradas que imponía el organismo, por caso– mediante las que se trababa la demanda de divisas.

Comentá la nota