La venta de casas en la Ciudad, en el peor nivel de los últimos 11 años

En el primer semestre de este año se dio la menor cantidad de compraventa de inmuebles desde 1998. La crisis internacional, el conflicto con el campo y la inaccesibilidad a los créditos hipotecarios, los motivos. Como consecuencia, creció la oferta de alquileres
Según un informe del CEDEM, organismo de la Dirección porteña de Estadísticas y Censos, la actividad inmobiliaria en la ciudad de Buenos Aires registra su peor momento desde 1998, hasta donde llegan las estadísticas oficiales, ya que la cantidad de compraventa de inmuebles en el primer semestre de este año fue la más baja de once años a esta parte.

De hecho, las estadísticas muestran que, entre enero y julio del corriente, se firmaron 32.851 escrituras, con un promedio mensual de 5.475, muy por debajo de las 6.646 que se firmaron por mes en 2001.

Además, la cantidad de metros cuadrados autorizados para construir es la menor desde 2005. En el primer semestre el Gobierno porteño autorizó la construcción de 862.762 m2, un 42% menos que en el mismo período del año pasado. Sin embargo, en esta materia, los datos pueden ser más dramáticos ya que los especialistas calculan que se aprobarán cerca de 1.800.000 m2, cuando la media anual desde 1935 era de unos 2.200.000 m2.

A la hora de explicar los motivos que llevaron a esta situación, sobresale el conflicto entre el Gobierno y el sector agropecuario, que llevó a que este sector no invirtiera la renta agraria en ladrillos. Además, la crisis internacional y la suba de precios ayudaron a empeorar el contexto.

Otro factor que influyó es la inaccesibilidad a los créditos hipotecarios, pese a los esfuerzos del Gobierno por facilitar su acceso. De hecho, un informe de Reporte Inmobiliario detalló que, en el caso de los créditos del Banco Hipotecario, si se quiere acceder a un crédito de u$s42.000 a 15 años, la cuota que debe pagarse por mes es de $2.613, lo que implica que la familia debe tener un ingreso mensual de 6.532 pesos.

Ante este panorama de ventas estancadas, los precios de los ladrillos no bajan. De hecho, Pablo Perelman, director del CEDEM, dijo que "los precios de los departamentos no bajan, porque los dueños no quieren perder dinero" y prefieren esperar.

Por su parte, José Rozados, de Reporte Inmobiliario, apuntó: "Quienes en los últimos años compraron inmuebles lo hicieron sin endeudarse, porque tampoco había créditos, y como forma de proteger su renta agraria o de otro origen. Por eso ahora no tienen que cancelar deudas ni están tan apretados por la crisis. La duda es si podrán esperar indefinidamente, pero está claro que no tienen apuro".

Como consecuencia de la escasez de compraventas, lo que sí crecieron son los alquileres. "La oferta de departamentos en alquiler creció un 45%, y esto hizo que los precios, que venían subiendo un 15% a 20% anual, se estancaran. Hoy, la principal actividad de las inmobiliarias son los contratos de locación", aseguró Néstor Walenten, presidente de la Cámara Inmobiliaria Argentina, publicó el diario Clarín.

Comentá la nota