La venta de autos nuevos bajó entre un 30 y un 50% en el último año.

Las financiaciones varían según el auto que se elija y la concesionaria donde se consulte, tanto que algunas llegan a cubrir hasta el 80% del valor de vehículo. Los precios de los automotores se mantienen estables, con incrementos del 1% mensual. No sólo bajaron las ventas sino también el nivel de consultas. El cliente se muestra cauteloso al momento de meterse en cuotas porque no sabe cómo puede continuar la crisis. Los usados también experimentaron bajas y los precios se dispararon.
Las concesionarias que comercializan automotores cero kilómetro registran bajas en las ventas de entre el 30 y el 50% en los últimos doce meses.

Las percepciones sobre la crisis y lo que puede pasar este año en el sector, difieren sustancialmente y cada concesionaria tiene su propia estrategia de ventas, algunas más llamativas que otras para captar clientela.

Las financiaciones varían según el auto que se elija y la concesionaria donde se consulte, tanto que algunas llegan a cubrir hasta el 80% del valor de vehículo, mientras otras lo hacen entre el 30 y el 40%.

El plan promueve el Gobierno nacional para fomentar la venta de autos nuevos no está dando los resultados esperados porque los trámites son complicados y las cuotas a pagar muy elevadas.

El gerente general de la concesionaria Peugeot, Alberto Valentín Finten, dijo que en las ventas disminuyeron un 30% comparado con marzo del año pasado.

Pese a las mermas en las ventas, la empresa no redujo el personal porque forma parte de la política que implementa, aún en tiempos de crisis.

“Lo que se hace es optimizar los recursos, redistribuir tareas para un mejor aprovechamiento de la mano de obra y reducir costos fijos. Los precios no siguieron el incremento promedio de tiempos de buenas ventas y para nada se relaciona con la inflación que percibe la gente en otros rubros. Los precios de los automotores se mantienen estables, con incrementos del 1% mensual”, explicó Finten a La Mañana.

No sólo bajaron las ventas sino también el nivel de consultas. El cliente se muestra cauteloso al momento de meterse en cuotas porque no sabe cómo puede continuar la crisis.

“Nosotros financiamos entre el 70 y el 80% del valor de la unidad, aunque siempre se trabaja operación por operación porque no hay un cliente estándar. El que no tiene apuro por tener un auto prefiere un autoplan y paga cuota de 300 y 400 pesos porque lo toma como un ahorro. De esta forma va armando su auto a futuro. Por otro lado, salió el plan gobierno que tiene toda la operatoria de un autoplan pero en vez de ser de 84 meses en de 60. Pero después de pagar la cuota número 12, se quedan con un monto de 1.050 pesos mensuales y para mucha gente es elevado. Entonces opta por anotarse en un autoplan, pagar las cuotas para que cuando liciten, sólo tengan que abonar entre 500 ó 600 pesos mensuales. El autoplan es más largo pero la gente muchas veces no se fija en las tasas sino en el monto de las cuotas”, agregó.

Usados

La realidad de las concesionarias dedicadas a los automotores usados es heterogénea porque mientras algunas aseguran que aumentaron las ventas por la caída de los 0km, otras sostienen que el sector está semiparalizado porque al no venderse nuevos, se incrementa el valor de los vehículos de segunda mano.

Algunas concesionarias directamente no trabajan con financiación, mientras otras cubren hasta el 50% del valor total del automotor. También se aceptan autos u motos como forma de pago. “Todo es negociable en tiempos de crisis. Nosotros estamos prácticamente desapareciendo. Es impresionante cómo cambió el comportamiento del cliente del usado en el último año”, comentó el vendedor de una concesionaria local.

Comentá la nota