"Si no vengo el viernes, empiecen sin mí"

"Si no vengo el viernes, empiecen sin mí"
El secretario Guillermo Moreno se reunió con supermercadistas y empresarios frigoríficos, en lo que pareció una despedida.
"Espero estar el viernes que viene. Si no, vengan igual y empiecen sin mí. Alguien va a haber". Así se despidió ayer Guillermo Moreno de los dueños de frigoríficos y supermercadistas con quienes se reúne el último día de cada semana para monitorear el precio de la carne. El secretario de Comercio ya había hablado en broma después de las elecciones sobre su posible renuncia al cargo, pero los ejecutivos se lo tomaron un poco más en serio esta vez. "Daba la impresión de haber envejecido diez años en una semana", comentó a Crítica de la Argentina uno de los presentes.

En la Casa Rosada y el Ministerio de Economía siguieron durante todo el día las especulaciones sobre la salida de Moreno del Gobierno. El polémico guardián de los precios fue ratificado el miércoles por la presidenta Cristina Kirchner, pero los propios funcionarios del ala económica todavía se preguntaban anoche cuándo se anunciaría su eyección del elenco oficial. Algunos apostaban a que sea la semana próxima. Otros llamaban a estar atentos durante el fin de semana.

Conocedor de la dinámica de los rumores, Moreno se dedicó a jugar con la versión delante de los hombres de negocios que reproducirían sus palabras apenas unos minutos después. "Yo estoy a disposición de la Presidenta. Si me pide que me vaya, me voy, pero si me pide que me quede, me quedo", le dijo a la treintena de ejecutivos que se apiñaron en el segundo piso del edificio de Diagonal Sur y Alsina, donde tiene su despacho.

Comentá la nota