Venezuela, "zona de desastre" para la libertad de expresión

Así lo advirtió el Colegio Nacional de Periodistas; cada vez hay más procesos judiciales
CARACAS.? "El primer día sin Esteban la gente realmente no puede creerlo y comienza a vivir un estado de confusión. Grupos armados pro gobierno (anterior) destruyen lo que queda del país (que afortunadamente era muy poco)... Algunos ya completamente enloquecidos siguen aplaudiendo en Miraflores."

El "pecado" de Laureano Márquez, autor del párrafo anterior, fue imaginar lo que ocurriría en Venezuela tras una caída de Hugo Chávez, desde el primer día hasta el año 100. Fue también plasmarlo en un artículo, que forma parte de su serie de "humor en serio" y que fue publicado el viernes pasado, con el título "Venezuela sin Esteban", en la portada del diario Tal Cual.

Pese a que la nota habla de un tal Esteban y ni siquiera menciona al mandatario por su nombre, el gobierno advirtió, en un comunicado oficial, que se trata de "una invitación a un plan golpista, genocida y terrorista, que se enmascara a través del humor".

Y destaca que "acudirá a la Fiscalía General de la República [?] para solicitar que tomen las medidas necesarias". En otras palabras, Márquez, para muchos el humorista más prominente de Venezuela, podría terminar entre rejas.

No sería el primero: Gustavo Azócar, un periodista televisivo, está detenido desde agosto pasado por presunto cobro indebido de pautas publicitarias no transmitidas y desacato a las citaciones del tribunal. La oposición lo considera un preso político.

Tampoco sería el único. Podría seguir ese mismo camino Miguel Angel Rodríguez, un conductor televisivo del programa La Entrevista, que se emitía por el canal de cable opositor de la firma Radio Caracas Televisión (RCTVI), señal recientemente "suspendida" por el gobierno chavista, en una medida que fue repudiada por una ola de manifestaciones de estudiantes opositores en todo el país.

De hecho, el viernes pasado, la División contra el Crimen Organizado solicitó al Colegio Nacional de Periodistas de Venezuela información profesional de Rodríguez, que está acusado de rebelión, de instigación a delinquir y de amenazar la seguridad de la nación.

El presidente del colegio, William Echeverría, rechazó en duros términos la petición y la calificó de "una nueva medida de criminalización y castigo al libre ejercicio del periodismo en Venezuela".

"El gobierno nacional no cree en el pluralismo de pensamiento ni permite el libre ejercicio de los comunicadores. Por eso, ante esta nueva arremetida, declaramos al país en zona de desastre para el ejercicio de la libertad de expresión", dijo Echeverría en una reunión extraordinaria del secretariado nacional de los trabajadores de prensa, según consignó el diario venezolano El Universal en su edición de anteayer.

Contexto hostil

También, como era de esperar, RCTVI salió en defensa de Rodríguez y afirmó, en un comunicado emitido anteayer, que las acusaciones contra el periodista "son falsas" y persiguen "la privación de la libertad".

Y el propio Rodríguez, que siguió emitiendo su programa por Internet tras la suspensión de RCTVI (elobservador.rctv.net/Secciones/VerSeccion.aspx?SeccionId=121), denunció un complot de los medios del Estado para asociarlo con el golpismo, en una conferencia de prensa que ofreció el sábado en el Colegio de Periodistas.

Según dijo, Venezolana de Televisión editó una entrevista que hizo con el titular de Fedecámaras, Noel Alvarez, para hacerlo aparecer apoyando un golpe militar en el país, algo que desmintió totalmente.

En realidad los casos de Márquez y Rodríguez se dan en un contexto de por sí hostil para los periodistas: la ONG Espacio Público contabilizó 154 procesos judiciales contra periodistas entre 2002 y 2009

Y en una situación por demás caldeada en lo que hace a la relación del gobierno con los medios por el cierre intempestivo de RCTVI, con el argumento, considerado un mero pretexto por la empresa y la oposición, de que el canal no cumplió con las regulaciones que lo obligaban a emitir los discursos en cadena nacional de Chávez.

El cierre de la señal de cable, que ha sido impugnado judicialmente por la firma y que se suma al cierre de 34 emisoras radiales el año pasado, "provocará más autocensura en los medios venezolanos", dijo el presidente de la firma, Marcel Granier, al diario brasileño O Globo.

Globo de ensayo

Sin RCTVI a la vista, Chávez cuenta con otro enemigo de peso: la cadena Globovisión, cuyo dueño Guillermo Zuluaga fue "premiado" el año pasado con allanamientos constantes en su residencia.

El comunicólogo venezolano Antonio Pasquali dijo que el cierre de RCTVI "es un globo de ensayo para ver cómo cierran Globovisión también. Si esto pasa, estaremos en una dictadura declarada".

Mientras el gobierno se ensaña con los periodistas y medios críticos, nadie se puede meter con comunicadores del régimen como Mario Silva, del programa televisivo oficialista La Hojilla, al que los estudiantes antichavistas acusan de difundir "un discurso de odio".

Y si no que le pregunten a Julio Rivas, un líder universitario que se transformó el año pasado en un notorio opositor a la emisión y terminó preso 23 días, según contó a La Nacion el dirigente estudiantil antichavista Roberto Patiño.

"LE EXIGIMOS FORMALMENTE SU RENUNCIA"

* CARACAS (AFP).? Un grupo de ex ministros y antiguos aliados pidieron ayer al presidente Hugo Chávez que dimitiera, tras considerar, en un comunicado, que, después de 11 años en el cargo, "no tiene legitimidad ni capacidad para gobernar". "Presidente Chávez, quienes hemos hecho de la defensa de la Constitución nuestra lucha, en aras de evitar al país mayores males y desgracias, tal y como están ocurriendo, le exigimos formalmente su renuncia", reclamaron, entre otros, el ex canciller Luis Alfonso Dávila; el ex ministro de Defensa Raúl Isaías Baduel, y uno de los principales redactores de la Constitución, Hermann Escarrá.

Comentá la nota