Venezuela: una fuerte suba de la inflación complica la economía

En julio fue de 2,1% contra el 1,8% del mes de junio. Según el gobierno, el acumulado de este año será de 28%, una cifra ligeramente inferior a los 30,9% de 2008. Pero según las estimaciones privadas la inflación anual superará el 31%.
Hace tres días que llegó la lluvia a Caracas. La temporada de días con nubes caprichosas que aparecen, empapan todo y desaparecen para que el sol caliente húmedo llegó este año más tarde que nunca, dice Olga Mesuca mientras espera que pase la tormenta en la puerta de un supermercado.

Del tiempo y de los precios es la conversación normal entre extraños en cualquier parte del mundo y acá, en Caracas, ayer se dio más porque se conoció que el Indice de Precios al Consumidor (IPC) de julio subió un 2,1 por ciento, y así la inflación acumulada en lo que va del año es del 13,1 por ciento según el Banco Central Venezolano (BVC).

"Falta café. Desde hace un mes que falta café como también andaba faltando la lluvia", dice Olga a Clarín. Y este es el otro tema que preocupa a los venezolanos en el día a día: el desabastecimiento.

Blanca Gómez, 29 años, y chavista, une los dos temas para explicar el fenómeno: "no hay desabastecimiento, hay acaparamiento. Son mecanismos de los comerciantes y de algunos sectores que sacan un producto de circulación y después de tres meses lo vuelven a poner y como faltó, aprovechan para subir el precio. Ahora está pasando con el café", ejemplifica.

"Mire -dice Víctor Manuel Tabora- más allá del aumento en los alimentos todo subió en estos 10 años de chavismo. Hace dos años y medio un departamento de 100 metros cuadrados costaba unos 50 mil dólares hoy 150 mil. ¿Quién puede comprarse una casa si los sueldos no han aumentado en esos niveles?", se preguntaba.

Más allá de las explicaciones, las estadísticas oficiales muestran que la inflación sube en Venezuela desde hace un tiempo. El aumento de los precios en julio fue "ligeramente superior" al de junio, cuando subió el 1,8 por ciento, señaló en su reporte mensual el BCV.

Igualmente, el acumulado de los primeros siete meses de 2009 es "significativamente inferior" al del mismo período de 2008, cuando se situó en el 17,3 por ciento, explicaron desde la institución financiera.

Pero en 2008, la inflación en Venezuela fue de 30,9 por ciento, la más alta de la región. Sólo el precio de los alimentos subió un 41,3 por ciento, según datos del Banco Central, pese a que muchos productos están bajo un régimen de control de precios.

¿Cuánto le sale comer a una familia venezolana?

Según el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros (Cendas), el precio de la canasta básica aumentó un 1,7 por ciento en julio en Venezuela y está valuada 3.920,87 bolívares (unos 1.824 dólares).

Según informó el lunes este organismo el aumento de la canasta básica aumentó un 29,9 por ciento en los últimos 12 meses.

Sin embargo, desde el Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio explican que los mercados y las misiones creadas por el gobierno de Hugo Chávez además de los precios regulados protegen a la población más pobres del aumento de precios.

"Ahí un kilo de leche en polvo se consigue a 5 bolívares (el equivalente a un dólar en el mercado paralelo o a dos en el oficial). El precio regulado son 18 bolívares (unos 4 dólares)", explica Blanca.

Por la falta de café, este lunes el gobierno venezolano ocupó de manera temporal las plantas procesadoras de las compañías Café Madrid y Fama de América.

Las dos empresas juntas manejan el 80 por ciento mercado y fueron acusadas de contrabandear café a Colombia y de decir que no tenían materia prima para procesar y abastecer al mercado.

El presidente Chávez antes de ayer anunció que en 90 días las dos empresas serán nacionalizadas.

Según el mandatario venezolano, las empresas contrabandeaban la producción a Colombia, ahí lo procesaban y lo exportaban a Venezuela a un precio mayor.

Las empresas aseguran que no tenían stock de café porque con los precios controlados -el kilo se debe vender a 14 bolívares, unos 3 dólares- no era rentable cosechar los granos de café y, por lo tanto, faltaba la materia prima.

Lo cierto es que en las góndolas de los supermercados ayer casi no había café.

Sólo un par de paquetes de descafeinado con sello de origen de Colombia. Entonces si por fin llegó la lluvia a Caracas, solo había una obviedad para contestarle a Olga por la queja del faltante: "Ojalá que llueva café, doña Olga, ojalá que llueva café".

Comentá la nota