La "vendetta" de Kirchner pone en jacque a Bruera.

Si alguien pensaba que la diferencia sacada en la capital bonaerense por los candidatos del Intendente Pablo Bruera,- con su hermano Gabriel a la cabeza- donde aventajó por 44 mil votos al ex presidente Néstor Kirchner, quedaría en el olvido después del 28 de junio, la realidad está más que distante de ello.
El primer golpe al riñón del Intendente platense fue la designación del ex jefe comunal y archienemigo, Julio Alak al frente del Ministerio de Seguridad, Justicia y Derechos Humanos, en momentos en que el electo diputado provincial Bruera pretende lograr la creación de una Policía Comunal.

Ahora se conoció la noticia acerca de que una obra para la cual se necesitó de una "turbia" Asamblea de Mayores contribuyentes en el Concejo Deliberante que permitiera endeudarse a través de la emisión de un bono por más de 60 millones, finalmente no podrá realizarse porque el ANSES no adquirió dichos bonos.

De este modo, ya no se contará con los fondos necesarios para la obra de apertura de la Avenida 52, hasta su intersección con la Ruta 36; trabajo que le hubiera permitido a la Ciudad con un nuevo acceso, por el sur del distrito, conectando la Avenida 31 con la ruta 2.

Allá por el 24 de abril, Bruera contaba con el compromiso del gobierno nacional de tomar ese bono, a través de la Anses, para financiar un emprendimiento específico: la construcción de lo que se denominó la Autopista del Sudoeste.

De esta manera, el jefe comunal que quiso despegarse de Kirchner durante toda la campaña legislativa, y que incluso mereció el rechazo del kirchnerismo platense, en diez días, se quedó sin fondos del Ministerio de Desarrollo Social para pagarles a las cooperativas locales que ascendía a casi 80 millones, sin la obra asfáltica de 60 millones y que con EL rival de toda la vida en el gobierno nacional.

Comentá la nota