Se venden más autoplanes comunes que los financiados por el Gobierno

Se venden más autoplanes comunes que los financiados por el Gobierno
No arranca. La relación cuota-ingreso y los fuertes requisitos que se piden, son las dos limitantes más importantes para acceder al crédito del Gobierno nacional para el automotor.
Las concesionarias de vehículos 0km en Santiago del Estero aprovecharon el efecto “rebote” que provocó en muchos interesados la imposibilidad de cubrir los requisitos para llegar a los rodados que se ofrecen a partir del plan oficial del Gobierno y vendieron una cantidad mayor a la esperada de planes de auto ahorro tradicionales de 60 y 84 cuotas.

Una consulta, realizada por ELLIBERAL en diferentes concesionarias locales, arrojó que la venta de planes con financiación oficial a través del Sistema Integrado Previsional Argentino (Sipa) que maneja el Anses, captó menos de una treintena de suscriptores que lograron cubrir todos los requisitos y que esperan la aprobación de las fábricas para la posterior entrega de las unidades.

Un dato para tener en cuenta es que solo una de las agencias locales logró calificar y remitir las carpetas para su aprobación de unos 20 postulantes al 0km que cumplieron con los exigentes requisitos del sistema.

En tanto, la venta de planes convencionales de 60 y 84 cuotas que manejan las concesionarias superó las 150 suscripciones en el primer mes del año. Ese número, no es nada despreciable para las agencias que venían de un trimestre (octubre-diciembre 08) pobre, copiando la tendencia de todo el mercado automotor en ese lapso.

El viraje en la demanda de los santiagueños luego de conocer el plan oficial para llegar al 0km hacia los planes tradicionales tiene varias explicaciones. Una de ellas es la cantidad de requisitos que plantea el plan oficial. Otra, la relación entre financiación y cuota, que ubica el pago mensual arriba de los $1000, cuando en el plan de ahorro convencional si bien hay que esperar al sorteo ó ganar la licitación, según el auto, la cuota puede ubicarse entre $600 a $800.

“Nosotros como concesionario no vendimos ningún plan del Gobierno, ya tenemos todo listo para empezar a operar pero toda la gente que viene, cuando averigua los requisitos desiste”, sostuvo Pablo Alvarez, supervisor de planes de ahorro de la agencia Fiat, Novara Automotores.

En cambio, distinto fue el comportamiento en las ventas de los autoplanes tradicionales, porque “hemos vendido como ningún otro mes”. Suscribieron 46 planes de autoahorro comunes. La gente va pagando la cuota y puede licitar o salir sorteado. El plan que más se elige es el 70/30”. Se paga en 84 meses el 70% del valor del auto. El 30% restante se paga de contado una vez que se adjudica la unidad. La cuota promedio hasta tener el auto ronda los $450.

Daniel Basualdo, supervisor de autoplanes de Le Mans, concesionaria Peugeot sostuvo algo similar. “La gente se ha dado cuenta que entre dejar la plata en la casa, comprar dólares ó ponerla a plazo fijo, el mejor ahorro es capitalizarla en un plan, en un vehículo”, señaló. La cuota promedio del plan tradicional no supera los $500. En Le Mans vendieron 60 planes convencionales y solo 2 del Gobierno.

Para Daniel Saad de la concesionaria oficial Renault, Autonorte, “el Gobierno perjudicó la venta de planes comunes, la gente especulaba hasta que se dió cuenta que no reúne los requisitos, entonces ahí se fue al plan de ahorro común de 84 cuotas”. Para ese plan, lo que se necesita es el DNI, un recibo de sueldo y boletas de servicios. “Cuando se adjudica el auto, ahí recién se pide un garante y al ser 84 meses, la cuota es más baja que la del Gobierno”, indicó.

Si bien el fuerte de la concesionaria no es la venta de autoplanes, señaló que este mes colocaron alrededor de13 suscripciones de planes comunes y otros 2 de los financiados por el Gobierno. Los planes convencionales de Renault tienen una cuota que ronda los $480 según el modelo de auto.

Raúl Fernández de la agencia oficialVW,Furth, sostuvo que “el plan del Gobierno no funciona porque realmente los requisitos que se piden de ingresos para Santiago es medio difícil. Los planes convencionales han crecido en la demanda por la misma razón que no funciona el del Gobierno y porque la tasa de interés bancaria está alta”.

“El problema no es la cuota del plan oficial sino los requisitos, la demora, son muy exigentes, hay que cumplir muchos requisitos, si una cosa falta se rechaza una carpeta. Nosotros enviamos 2 carpetas de las 20 que teníamos postuladas, pero a la hora de pedir todos los requisitos tuvimos que devolver la seña que varios habían dejado y todos los papeles, la gente se entusiasmó pero cuando vieron todas las condiciones, retrocedieron”, apuntó.

Desde VW, colocaron 47 planes de ahorro de los tradicionales en enero, en los que la cuota promedio está en $480.

Comentá la nota