Vendedores ambulantes protestaron frente al municipio de Paraná

La Municipalidad y la Policía montaron el viernes un operativo de control de la venta ambulante en plaza 1º de Mayo, luego de reiterados reclamos de comerciantes instalados y de ciudadanos, por la proliferación de vendedores en las diagonales.
Los vendedores ambulantes instalados en plaza de 1º de Mayo de Paraná, protestaron este mediodía frente al palacio comunal, donde cortaron la intersección de calle Monte Caseros y Urquiza con las estructuras metálicas de los puestos e incendiaron cubiertas.

Reclaman un lugar para poder trabajar luego de que la comuna de Paraná les prohibiera permanecer sobre las diagonales de la principal plaza de la ciudad y recordaron al intendente José Carlos Halle la promesa de acondicionar el edificio de calle Perú 38, dónde actualmente funciona la repartición de Emergencias Médicas de la Provincia, para el sector.

Los comerciantes, que se encuentran en una situación irregular, no aceptaron ninguna de las ideas que partieron desde el municipio en una reunión desarrollada hoy donde fueron recibidos por la secretaria de Gobierno, Rosario Romero; el secretario Legal y Técnico, Alejandro Cánepa; el director de Inspecciones Comerciales, Reynaldo Quinteros, y el jefe de la Departamental de Policía de Paraná, Carlos Schmunk.

Entre las opciones mencionadas se les ofreció armar una feria en la plaza Alberdi conocida como palza del Bombero o en calle Venezuela –entre Chile y Pellegrini– con servicios como iluminación y baños químicos.

El viernes la Municipalidad, en coordinación de la Policía de la Provincia de Entre Ríos, montó un importante operativo de control de la venta ambulante en Plaza 1 de Mayo, luego de reiterados reclamos de comerciantes instalados y ciudadanos por la proliferación de vendedores ambulantes en las diagonales, y en virtud de la profundización del problema de caras al incremento del movimiento comercial por la cercanía de las fiestas de fin de año.

En la oportunidad se realizaron actas de comprobación de parte de la Dirección de Inspecciones Comerciales para detectar irregularidades.

Según informó Cánepa, después de toda una jornada de trabajo en el lugar, que comenzó a la madrugada y culminó a las 14 horas, se acordó mantener un encuentro de trabajo el lunes (por hoy) entre vendedores, funcionarios municipales y la Policía a fin de encontrar una salida consensuada a la situación bajo la premisa que el Municipio no permitirá la instalación de vendedores en Peatonal y Plaza 1 de Mayo.

A principios de año, se liberó de la venta ambulante a la cortada Venezuela y hasta el momento se ha mantenido sin puestos de venta callejera toda la zona de la peatonal. Quedaban, sin embargo, algunos puestos asentados sobre la principal plaza de la ciudad, que en los últimos días empezaron a multiplicarse hasta ocupar una de las diagonales de la misma, superando el impacto de los controles regulares llevados a cabo por la Municipalidad.

Esta situación derivó en una gran cantidad de reclamos de los comerciantes de la zona y de los transeúntes, puesto que el paso por las diagonales estaba obstaculizado por el despliegue de la actividad comercial, según se indicó desde el municipio.

A las quejas de los comerciantes y los vecinos se sumaron los puesteros de diarios y artesanías que pagan un canon de 1.500 pesos mensuales para ocupar el espacio público.

Comentá la nota