Vendedores de Afjp Nación sin soluciones

Pese a que unos 5 mil ex agentes de las administradoras pasaron al Estado, todos los promotores de Nación siguen sin respuesta. No pasan al Estado ni los absorbe el Banco.
Pasan de una promesa a otra. Son 400. Eran la fuerza de venta de Afjp Nación. Los mismos que antes creían jugar en Boca o River y que hoy, a la luz de su suerte, aseguran que están en Chacarita. Es que mientras 5 mil de sus ex colegas fueron reubicados en oficinas de Anses, Pami, Afip,

Inadi, el Correo Oficial y el Banco Central, ellos siguen sin tener en claro a dónde irán. Los 300 administrativos de la Afjp oficial ya recibieron una solución: entraron al Banco Nación.

Aunque las autoridades aseguran que hay destino para ellos (ver aparte), en los papeles la respuesta no aparece. El último martes hubo varias reuniones pero no quedó nada en firme. Hay que recordar que tres administradoras fueron las que dejaron en claro que su gente no pasaría al Estado. Nación, que planteó que el plantel sería absorbido por la nueva empresa Nación Servicios; Unidos porque el personal comercializará la Tarjeta Nect, y Arauca, ya que los trabajadores comercializan Osde.

Una vez sancionada la ley de eliminación de las Afjp, a fines de octubre, los vendedores de Nación continuaron comercializando las tarjetas del Banco. En esa situación se mantuvieron hasta el 31 de diciembre último, cuando todos ingresaron en vacaciones hasta el 26 de enero.

En ese período no tuvieron una respuesta definitiva sobre su realidad contractual pese a que, en los varios encuentros que los representantes de los trabajadores mantuvieron con el Directorio del Banco e incluso con el titular de Anses, Amado Boudou, hubo varias promesas, que fueron quedando en la nada. Ahora la más firme es Nación Servicios, pero sin detalles de salarios o comisiones.

Los empleados, en la última semana, realizaron varias protestas. Insisten en solicitar una definición o bien el envío del telegrama de despido que fue la condición exigida por el Ministerio de Trabajo para relocalizarlos en el Estado.

Los administrativos que ingresaron al Banco lo hicieron en la menor categoría, la de auxiliar E. Para los promotores esa alternativa significaría una reducción importante en sus ingresos, ya que pasarían a cobrar un básico de 1.200 pesos. Ellos sostienen que, en la Afjp, ganaban “muy por encima” de esa cifra.

Ya en el cobro del mes de diciembre se registraron problemas. Es el último mes en el que perciben las comisiones por su anterior desempeño, pero plantean que hubo “diferencias” que nadie les explica. Tampoco les liquidaron

-ni en la cuenta sueldo ni en la oficina de Recursos Humanos- los 120 pesos en tickets que les correspondían.

Además, comenzaron a recibir reclamos de la obra social porque el aporte patronal pasó a ser sólo el mínimo de tres pesos en el último mes, lo que genera una diferencia importante que -de no mediar una salida- deberán cubrir los empleados si quieren mantener el servicio.

En noviembre, apenas sancionada la ley de estatización, una circular del Banco Nación determinó que los recursos humanos de la Afjp no podían tener tarjeta de crédito de la entidad ni acceder a préstamos. La razón es que los consideraba “empleados en riesgo”. Esa fue la primera señal -dicen- de que habría más problemas en el futuro.

Hasta el momento, los 400 ex promotores han escuchado diversas opciones: los absorbe Nación Servicios; en enero cobrarán el promedio de los últimos seis meses, y les depositarán una bonificación de 500 pesos hasta que haya un planteo final.

Insisten en que la opción que se elija debe contemplar la antigüedad y el salario promedio del último semestre. Lo mismo que a sus ex colegas de las otras administradoras.

Otra historia

De los ocho mil formularios que la Nación recibió de ex empleados de las Afjp, cinco mil fueron absorbidos por el Estado. De ese total, Trabajo detectó 4.367 trabajadores con salarios en una escala que oscila entre 1.240 y 6 mil pesos, mientras que 409 se ubicaron en una franja de entre 6 mil y 8 mil pesos.

Anses convocó a trabajar a 1.450 empleados; Pami a 1.050 y la Afip a 2 mil. El resto del personal será reubicado en otros organismos estatales, como el Inadi, Correo Oficial y Banco Central, entre otras.

Comentá la nota