Venció el plazo para lanzar el boleto único y nada

Venció el plazo para lanzar el boleto único y nada
Cristina firmó el decreto de implementación hace 90 días. Lo hizo, dijo, para terminar con el "negocio" de las monedas. Todavía no pasó nada.
San Néstor no hace milagros. A esa conclusión llegaron los legisladores nacionales consultados por Criticadigital sobre el vencimiento del plazo ordenado por Cristina Kirchner en febrero pasado para implementar el Sistema Único de Boleto Electrónico (SUBE) para colectivos, trenes y subtes del área metropolitana.

La Presidente firmó el 4 de febrero pasado en la Quinta de Olivos el Decreto 84 para terminar en 90 días con el "negociado" de las monedas. Ante un auditorio repleto de funcionarios, empresarios del sector y sindicalistas anunció el plan que caducó este lunes. "No puede fracasar. Me contaron que el 84 en la quiniela es Néstor. Y si es Néstor no puede fallar", había suspirado en ese entonces ante las cámaras de televisión.

La frustración de otra promesa K no sólo se debe a la incapacidad de gestión oficial, sino también a la combinación de una batalla empresaria por una inversión de 200 millones de pesos, y la guerra por el manejo de la recaudación diaria del servicio de transporte de pasajeros.

La norma presidencial estipulaba que tres meses la Secretaría de Transporte debía diseñar el programa, adjudicar la provisión de 5 millones de tarjetas magnéticas, comprar e instalar las lectoras en más de 17 mil colectivos y molinetes de estaciones del subte y trenes, comprar el software, contratar el servicio informático para la implementación del sistema y montar las bases de operaciones.

Para la diputada nacional de la Coalición Cívica Elsa Quiroz fue "sólo un anuncio para demostrar que están preocupados por la falta de monedas o la inseguridad, cuando en realidad es una mentira más". "Es característica de este Gobierno: despacharse todos los días con anuncios que después no los van a cumplir, o porque no pueden, o porque no saben, o porque no tienen una planificación específica", agregó Quiroz a Criticadigital, quien integra la Comisión de Transportes de la Cámara baja.

El bonaerense Sergio Ariel Basteiro es legislador nacional y colega de Quiroz en la Comisión de Transportes. En diálogo con este medio también se lamentó por las demoras para resolver el tema. Para Basteiro "es una operación bastante compleja. Se está buscando la manera para diversificar, descentralizar algunos pasos del proceso para abaratar los costos. Hay algunas empresas oferentes que pueden adaptarse a ese pliego de licitación, pero están investigando la posibilidad de que haya más oferentes y eso podría encarecer el proceso".

Licitados. La empresa encargada de implementar el SUBE es Nación Servicios, del Grupo del Banco Nación. Después de tres meses del anuncio, NS lanzó sólo dos de las licitaciones: hace diez días convocó a los oferentes para la adquisición de las tarjetas y esta semana publicó los pliegos para la contratación de los centros de procesamiento de datos. Pero el capítulo más significativo del proyecto, la elección y la compra de las lectoras de tarjetas, está paralizado.

Sin ánimos de justificar el atraso, el diputado socialista aclara que para el desarrollo del boleto único "se necesita tecnología y un sistema nuevo, que hoy no ofrecen muchos oferentes. Creo que hay uno solo en condiciones de poder tomar ese trabajo".

Según reveló Crítica de la Argentina, cuatro empresas se presentaron con distintos estándares tecnológicos para quedarse con el negocio: el Grupo Roggio, a través de su subsidiaria Prominente –que ya instaló el Monedero en el subte porteño–, Siemens, la española Indra y una compañía de capitales ingleses.

Este lunes 4 de mayo venció el plazo previsto por Cristina y ya se descarta que el Gobierno nacional lo extenderá para ajustar algunos descalabros del plan. A diferencia de aquél San Néstor del 4 de febrero, hoy es San Florián, un mártir oficial del ejército romano considerado el patrón de los bomberos. Una buena excusa, quizá, para invocarlo a que apague este incendio.

Comentá la nota