Más veloces que Usain Bolt

Por: Ricardo Kirschbaum

El Gobierno está mostrando que le importan más sus urgencias que el debate parlamentario sobre la ley de medios. Los legisladores kirchneristas, más veloces que el atleta Usain Bolt, quieren que todo se resuelva en muy poco tiempo.

En ese objetivo, pretendió ignorar la decisión de una de las comisiones que estudia el proyecto oficial. A pesar de sus intentos, no consiguió ocultarla y quedó abierto un serio conflicto. Al ligar un debate tan importante a un objetivo político, reduce aún más el papel y la inteligencia de sus legisladores, reducidos a repetir una y otra vez consignas que, con el argumento de "democratizar" la información, transparentan la médula autoritaria del proyecto del manejo de la información. Porque el Gobierno ha demostrado con amplitud una conducta de doble standard con el periodismo, según esté cerca o lejos de lo que piensan en la Casa Rosada u Olivos.

El apuro parlamentario lo ratificó Kirchner en La Plata. Antes, no quería reuniones de prensa. Ahora, siempre rodeado de adictos proactivos, ofrece monólogos en los que contesta lo que quiere, descalifica a quienes lo interrogan e ironiza sobre la intención que tienen las preguntas.

Esta subestimación del papel de los periodistas revela, claramente, cuál es la verdadera opinión del ex presidente sobre el trabajo de la prensa, porque está convencido de que los periodistas actúan como él obliga a sus subordinados que lo hagan. Cuando describe esas conductas erróneas, Kirchner no hace más que describirse a sí mismo con transparencia. Esa práctica maniquea es su método de ordenamiento de la realidad. Esto no es nuevo. Pero cada vez desnuda más su intención de crear tensiones extremas para intentar yugular la pérdida de su capital político.

Comentá la nota