Vélez a cancha llena, el sueño de Hugo Moyano

La celebración será el martes 15 de diciembre. Aspira a meter 70 mil personas y hacer el acto más masivo del sindicalismo. De paso fortalece su proyecto político y se muestra como figura clave en la interna justicialista.
El 15 de diciembre próximo Hugo Moyano intentará pasar a la historia como el dirigente que organizó el mayor acto de un sindicato en la Argentina. El jefe de la CGT y de los camioneros alquiló para ese día el estadio de Vélez Sarsfield para congregar, según su círculo íntimo, a cerca de 70 mil afiliados de su gremio. Será una muestra definitiva de poderío del dirigente y un espaldarazo a sus aspiraciones políticas para 2011.

La excusa formal para el acto será celebrar el Día del Trabajador Camionero y la inauguración del Sanatorio Antártida, que compró la obra social del gremio (Oschoca). Pero el objetivo central –además de cumplir un viejo anhelo de la familia Moyano– será exhibir una capacidad de movilización única con vistas a la interna justicialista, donde el líder sindical aspira como mínimo a ser el árbitro de las candidaturas en la provincia de Buenos Aires y, como máximo, a ser el postulante a la gobernación.

El sindicato cerró esta semana el trato con las autoridades de Vélez y desde el lunes comenzarán a llegar las invitaciones especiales para la convocatoria. Las primeras, como era previsible, para la presidenta Cristina Fernández y su marido, Néstor Kirchner. En cuanto a la concurrencia, desde el gremio prometieron que serán sólo afiliados al sindicato, que tiene alrededor de 100 mil en todo el país.

Uno de los factores que se tuvo en cuenta para elegir el estadio ubicado en Liniers fue la facilidad para la desconcentración de los manifestantes, un tema que cobra relevancia frente a los antecedentes de violencia que tuvieron otras convocatorias sindicales, como el traslado de los restos de Juan Perón a San Vicente el 17 de octubre de 2006.

Sin embargo, a Moyano le fue más sencillo mantener el orden cuando se trató de actos con presencia excluyente de camioneros, como el que encabezó en Deportivo Español en marzo del año pasado. En esa ocasión logró reunir a unos 30 mil adherentes para celebrar sus 20 años al frente del sindicato de choferes. Y contó con la presencia estelar del matrimonio presidencial.

La demostración de fuerza está relacionada con el avance de la Corriente Nacional del Sindicalismo Peronista (CNSP), una línea que Moyano puso en marcha en septiembre en Mar del Plata y que tendrá su próximo encuentro en Córdoba el 17 de noviembre. Cerca del camionero dijeron que en la provincia mediterránea se terminará de definir "un programa de gobierno" de la corriente y comenzarán a debatirse las candidaturas impulsadas por el sector.

Como informó este diario en septiembre, el primer encuentro en Mar del Plata contó con la presencia del ex funcionario y todavía líder del Movimiento Evita Emilio Pérsico, que aspira a convertirse en el referente de las organizaciones sociales dentro de la estructura impulsada por Moyano. Los aliados del camionero minimizaron el interés de los sindicatos en contar con una "pata piquetera" y estimaron que esa participación quedará acotada a Pérsico, más por interés del propio referente –que debió renunciar a su cargo en el Gobierno luego de que su hijo fuera detenido con plantas de marihuana dentro de un auto oficial– que de los gremios.

Los sindicatos aliados a Moyano harán hoy un encuentro en el polideportivo del sindicato de taxistas, que encabeza Omar Viviani. Desde las 17 se reunirán dirigentes de más de cien gremios para organizar las diez comisiones de trabajo que sesionarán en Córdoba el mes que viene.

Comentá la nota