Veladero, Gualcamayo, Casposo, sus semejanzas y diferencias

Dos minas están explotando y una está en construcción. Las tres usarán el mismo sistema con cianuro para separar el oro de la roca, pero los procesos son muy distintos.
Sólo en Veladero se pueden ver 34 camiones gigantes, con capacidad para transportar 240 toneladas y cuyos neumáticos tienen 3,6 metros de diámetro cada uno.

Sólo en Gualcamayo puede admirarse la interminable cinta transportadora de 7,5 kilómetros de longitud que carga la roca con mineral desde el rajo hasta el valle de lixiviación y que, además, se autosustenta de energía, la que genera con su propio movimiento continuo.

Y sólo en Casposo se podrá ver en un molino de bola para la trituración y no un valle de lixiviación como tienen las otras dos minas, ya que el proceso para separar el oro se hará en 6 enormes tanques con capacidad para 300 mil litros y uno mayor de 600 mil litros.

Pero tal vez la diferencia más palpable es que Veladero, que comenzó en el 2005, produce unas 500.000 onzas de oro anuales, y a partir del año próximo serán 700.000 onzas gracias a la ampliación de la mina; mientras que en Gualcamayo, que comenzó este año, se producen unas 120.000 onzas anuales y Casposo producirá 65.000 onzas a partir del año próximo. Las cifras hablan del tamaño de cada yacimiento y de su entorno.

Estas son las tres minas de oro que hay en marcha en San Juan, dos que ya se explotan en Iglesia -Veladero- y en Jáchal -Gualcamayo-; y una en plena construcción en Calingasta -Casposo-, que producirá su primer lingote en septiembre de 2010.

Las tres usarán el mismo sistema para separar el oro, lixiviación con uso de cianuro, pero los procesos y diseños de las plantas de producción son muy distintos en cada una por la forma en que se encuentra el oro y el lugar donde está (ver infografía).

En Veladero y Gualcamayo hay valles de lixiviación con uso de cianuro ya que el oro se encuentra muy diseminado entre la roca. Pero en Casposo está más concentrado en vetas y eso les permitirá eludir la lixiviación en valle y se hará en enormes tanques cerrados.

"Cada mina es única, necesita una solución a medida. Acá no se puede aplicar la misma fórmula a todas porque cada proceso dependerá de las características mineralógicas del área, de la ley del yacimiento -cantidad de oro por tonelada de roca-; del volumen de las reservas y del lugar geográfico donde esta emplazado el proyecto. Todo eso determina cual será la solución para cada caso", explicó Pedro Sarquís, director del Instituto de Investigaciones Mineras de la Facultad de Ingeniería de la UNSJ.

Características

Para llegar a Veladero hacen falta más de 3 horas de viaje desde la garita de control sobre la ruta 418; se trabaja a una altura de entre 4.000 y 4.850 metros sobre el nivel del mar y en invierno se soportan vientos de 200 kilómetros por hora y fríos de más de 20 grados bajo cero. Veladero es una ciudad construida en el medio de Los Andes y tiene un hotel con capacidad para 550 personas y otro campamento para 2.000 trabajadores, que es usado por las empresas contratistas.

Su sistema de explotación mueve unas 85 mil toneladas por día en esos camiones gigantes que llevan al material a dos trituradoras, y luego es transportado también en camiones al valle de lixiviación. De ahí el proceso es cerrado y el oro con químicos es transportado hasta la planta productora de donde después de un proceso sale el lingote.

La más chiquita de las minas será Casposo, que moverá sólo 1.000 toneladas por día pero con oro mucho más concentrado que se extraerá en tanques donde con una solución de cianuro y un sistema de batidoras que llevarán el mineral a la parte superior y a través de tuberías llegará a la sala del oro, donde saldrá el bullon. Todo este proceso estará muy concentrado en un área de 5 hectáreas que puede verse de un solo pantallazo, algo imposible en Veladero donde sólo la plata de proceso y el valle de lixiviación ocupan 384 hectáreas.

Pero, además, Casposo está a 2.400 metros de altura y a 30 minutos de la Villa Calingasta, por lo tanto no tendrá campamento y los trabajadores podrán volver a su casa después de la jornada laboral.

La mina mediana es Gualmacayo, pero su ingeniería sorprende. A la mina se accede por las últimas partes del proceso, el valle de lixiviación, y entre éste y la planta de procesos ocupan unas 55 hectáreas. En todo el camino hacia el open pit -de donde se extrae la roca mineralizada-, acompaña la cinta transportadora de roca, por eso no se ven camiones cargadores. Gualcamayo está a 30 km de Guandacol, en La Rioja, y a 80 km de Huaco, en Jáchal. Tiene un campamento que alberga a 240 personas.

Comentá la nota