Un veedor controlará a Moreno

Un veedor controlará a Moreno
Lo nombró la Justicia a pedido de la empresa; el juez que dictó la medida fue citado por el Consejo
El juez federal Octavio Aráoz de Lamadrid designó ayer un veedor para que controle desde adentro lo que sucede en Papel Prensa y se lo informe. Lo hizo a pedido de los accionistas privados de la empresa, que denunciaron que el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, había montado un operativo delictivo para tomar el control de la compañía, que produce el papel para la mayor parte de los diarios del país.

La medida adoptada es preventiva. El veedor no desplazará a ninguna de las autoridades: limitará su actividad a "recolectar datos y elementos que ilustren al tribunal sobre cuestiones atinentes al funcionamiento de la sociedad" en cuanto a lo económico y financiero, y "vigilará las operaciones o actividades que ejerzan los accionistas". Todos los meses deberá presentar un informe.

La idea es evitar que el hostigamiento de Moreno, que denuncian los querellantes, ponga en riesgo a la empresa. El juez consideró que "en base a los hechos denunciados y hasta ahora acreditados", había elementos suficientes para creer que hay "un peligro grave para la existencia de la sociedad". Con ese fundamento designó al veedor.

Fuentes judiciales informaron a LA NACION que no se descarta que el control judicial se profundice con el tiempo y que este veedor se convierta en un interventor, pero lo cierto es que no se sabe cuánto tiempo más seguirá Aráoz al frente de la causa.

Este juez es un subrogante que contaba con el apoyo del kirchnerismo y lo perdió. Pese a que había reprobado el examen para convertirse en el titular del juzgado que hoy subroga, el oficialismo apoyó siempre su permanencia en el cargo.

Pero este año eso cambió. El concurso original se anuló y se realizó uno nuevo en el que Aráoz quedó lejos de una posición expectante. En agosto, el juez citó a indagatoria al entonces secretario de Medios, Enrique Albistur, y el vínculo llegó a un punto de no retorno, según relataron varios funcionarios a LA NACION. Eso coincidió con el apuro de Carlos Kunkel para acelerar el concurso. Una vez nombrados los titulares, los subrogantes se irán.

Ayer, la situación de Aráoz empeoró aún más. La Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo, por unanimidad de los presentes, lo citó por "mal desempeño". Le imputan no haber investigado la denuncia de un acusado que declaró que había sido brutalmente golpeado por la policía. Los consejeros quieren tratar el caso urgente y convocaron a Aráoz para el 30 de diciembre. Esta citación podría terminar en su destitución.

Para fin de año, el veedor de Papel Prensa ya estará en funciones. Será el abogado Carlos Bianchi, que desempeñó una tarea similar como interventor de Canal 2. El juez dispuso que, tan pronto asuma, deberá empezar a trabajar en su primer informe.

Comentá la nota