Por la veda de vuelos, hay bronca contra los argentinos en México

Lo reconoció el embajador argentino, Jorge Yoma. Es por la decisión argentina de prorrogar la suspensión de viajes a suelo mexicano. Hay críticas en la calle y en los medios. En ese país viven unos 20.000 compatriotas y muchos se quejan .
La decisión del gobierno argentino de mantener la suspensión de los vuelos hacia México provocó no sólo críticas del gobierno mexicano sino también de muchos de los 20.000 argentinos que viven en el país azteca y que ya sufren las consecuencias de la medida.

"Tengo clientes que me han dicho 'yo a un argentino no le compro más", contó a Clarín Laura Piaggi, una argentina que tiene un café en el DF y crítica la medida de suspensión de vuelos. "Los que tienen dinero vuelan a través de otros países y llegan a la Argentina igual. Los perjudicados somos nosotros. Yo trato de explicarles la diferencia entre el gobierno argentino y los argentinos, pero muchos no lo entienden". Piaggi opina que mejor hubiera sido mantener los vuelos directos y controlarlos directamente. "El gobierno manda un vuelo para sacar a 200 turistas y no piensa en los 20 mil argentinos en México".

Ayer, el embajador argentino en México, Jorge Yoma, se reunió con Salvador Beltrán del Río, subdirector para América latina y el Caribe de la Cancillería Mexicana para explicarle que la medida no es discriminatoria hacia México sino que Argentina tiene una situación delicada por el dengue y necesita tiempo para prepararse. "Esta medida también perjudica a los argentinos que viven y trabajan en México, que son víctimas del malestar que generó esta medida entre los mexicanos", agregó.

Un ejemplo de mexicanos enojados es Raúl Giménez, quien ayer dijo a Clarín que los argentinos "son 30 millones de muertos de hambre a quienes le hemos salvado muchas veces la vida y les hemos dado trabajo. No nos pueden tratar como leprosos".

"Yo creo que la decisión del gobierno argentino nos puede perjudicar", dijo a Clarín ayer Diego Goyeneche, un argentino de 43 años que desde hace 10 vive en el DF. "Hacernos un lugar en la sociedad mexicana nos ha costado mucho y ahora tenemos miedo de que los mexicanos se enojen y boicoteen los restaurantes argentinos o que las empresas dejen de dar trabajo a argentinos", explicó.

Para bajar el malestar en México, Yoma contó que explicó al gobierno mexicano "que la prórroga del domingo se debió a que Argentina no terminó de instalar los hospitales de campaña en los aeropuertos internacionales. Les reiteré que esta medida se debe a dos razones: que en Argentina está comenzando el invierno y por lo tanto el período normal de contagio de gripe. Y que estamos sufriendo una epidemia de dengue. No es una medida discriminatoria hacia México, necesitamos tiempo para preparar el sistema sanitario".

El diplomático también contó que le pidió disculpas al gobierno mexicano por la "declaración poco feliz de la ministra de Salud, Graciela Ocaña, quien se refirió a México como el hermano 'enfermo' cuando en nuestro país tenemos 60.000 casos de dengue".

Según Yoma, el gobierno argentino se ofreció a cubrir los gastos de hotel y transporte de los mexicanos varados en la Argentina y a una reunión de coordinación. "Vendrá un equipo de especialistas para apoyar al gobierno mexicano y también para aprender de sus exitosas medidas".

Raúl Gil es otro argentino que vive desde hace 6 años en México. Y pide en primer lugar que se aclare que acá "no estamos cayendo muertos como moscas". Sobre la decisión del gobierno argentino, piensa que es "ridícula. Allá el problema del dengue es tan grave como el de la influenza acá y ningún gobierno ha tomado una medida similar". La cancelación de vuelos -contó a Clarín- "nos afectó mucho y esto lo digo porque ha generado un gran desprecio por lo discriminatorio y hasta xenófobo que resultó. Así como los mexicanos residentes en Argentina se han visto discriminados, en México nos han 'pagado con la misma moneda'. Con qué cara podemos exigirle, por ejemplo, al periodista Javier Alatorre de Fuerza Informativa Azteca, que no haga comentarios discriminatorios, si mis compatriotas cometen el mismo error. Desgraciadamente, estamos todos en la misma bolsa, los de allá y los de acá".

Jorge Calcagno es otro argentino que hace 33 años tiene un restaurante Sur, uno de los 450 argentinos del DF. "No siento que haya resentimiento. A partir del lunes esto volverá a la normalidad y no creo que haya represalias. Cuando llegué en el 76 todo era peor. El artículo 33 de la Constitución mexicana establecía que se puede echar a un extranjero que critique al país y cualquiera te decía: 'mira que te voy a aplicar el 33'. Ahora no es así".

Comentá la nota