Una veda necesaria que inquieta a los pescadores artesanales

La devastación que se producía en los afluentes del Paraná, con cientos de cardúmenes de distintas especies obligó a la Dirección de Fauna a tomar medidas urgentes e impuso una veda que en principio durará unos meses pero podría prolongarse.

Si bien los pescadores artesanales entienden la necesidad de prohibir la pesca de ejemplares pequeños, creen que la medida no debe ser usada para impedir el trabajo cotidiano de ellos.

El organismo oficial explicó que hasta ahora los operativos arrojaron resultados positivos y que los pescadores de costa comenzaron a comprender la necesidad de frenar con la devastación que se produce.

Los funcionarios determinaron que la mayoría de los ejemplares incautados no tiene el tamaño suficiente como para alimentar a una familia, en otras palabras no se trata de una necesidad vital de subsistencia humana.

En todos los casos los operativos han detectado a pobladores o gente del Chaco que quieren aprovechar esta etapa de crecida para tener más éxito en la caza de ejemplares están matando la subsistencia de todos.

Para el organismo oficial lo principal es preservar la fauna fluvial chaqueña que se vería comprometida en el caso de que no se tomen medidas como prohibir la pesca de ejemplares fuera de medida.

En tal sentido dictó la norma que entró en vigencia, desde el 15 de enero y por 60 días, "prohíbe la pesca en espejos y lagunas que sean afluentes del Paraguay y Paraná en algunos departamentos del Chaco".

Desde la entrada en vigencia de la disposición a la fecha casi todos los días se decomisaron ejemplares fuera de medida que "no tienen ningún tipo de valor comercial ni alimentario".

Reclamo de los pescadores

Para las asociaciones de pescadores artesanales la media no debe usarse para impedir que puedan desarrollar sus labores cotidianas en el río, incluso se comprometen a tomar medidas en caso de que capturen pescados chicos.

"Estamos de acuerdo, ahora no entendemos porque justo después de esta veda nos demoran la entrega de las licencias, esperamos que no se intente complicar nuestro trabajo", señaló un dirigente de la Asociación de Pescadores Artesanales.

Comentó que "esperan dialogar con las autoridades provinciales por este tema y otros pedidos que tiene el sector. Este fin de semana los pescadores se iban a reunir para analizar varios temas pendientes".

Los pescadores explicaron que vienen de una veda muy importante y que la ayuda recibida no alcanzó para mucho, sobre todo porque las necesidades de las familias que viven del río son varias.

Operativos exitosos en la provincia

Uno de los inspectores de Fauna consultados por NORTE explicó que las denuncias que presentan los vecinos ayudan a combatir la pesca que ahora está prohibida, incluso la cantidad de hechos registrados obligó a dictar la norma.

Es importante la colaboración de muchos pobladores que nos informan dónde están pescando. Estamos trabajando todos los días para evitar que se maten ejemplares y se ponga en peligro a la especie.

Aclaró que "tanto los guías turísticos como también los pescadores tradiciones acataron la norma y no se produjeron inconvenientes. En cambio, la gente que vive cerca del ríos por ignorancia muchas veces no cumple con la reglamentación".

"Recientemente un puesto de control detectó que un lugareño transportaba ejemplares de no más de 40 centímetros. No pueden ser usados para comida porque no tienen mucha carne", explicó.

Comentá la nota