Los vecinos del Santa Elena siguen reclamando los desagües cloacales.

La obra de cloacas es una necesidad imperiosa, según dijo a este diario el presidente de la comisión vecinal, Pablo Bressa. Se trata de un reclamo de vieja data que ha recobrado fuerza, debido a que la zona ha crecido en lo poblacional. También se pide por la pavimentación de la calle Alvear y por el respeto al sentido de circulación en las calles del barrio, entre otras demandas.
Los vecinos del Barrio Santa Elena siguen reclamando por la realización de la obra de desagües cloacales en el sector. Ese es el pedido más significativo que presentan por estos días a la Municipalidad, aunque también existen otras demandas de consideración.

Este diario dialogó con el presidente de la comisión vecinal, Pablo Bressa, quien mencionó que las cloacas son prioridad. "Hace años que venimos solicitando las cloacas, no solo para nuestro barrio sino para el Ceferino Namuncurá y la zona de Pinasco y Los Pinos", señaló.

"Hasta hace unos cinco o seis años esta era una zona un tanto despoblada, por lo cual la cantidad de aportantes a la obra pública estaba desnivelada. Desde ese momento, la zona se ha ido poblando, tanto que muchos de los terrenos baldíos han tenido construcciones". "Por eso, la posibilidad de hacer un sistema cloacal, en función de los que pueden aportar se ha ido nivelando", declaró.

Según dijo Bressa, la obra de cloacas es una necesidad "imperiosa". Indicó que ante la falta de ese servicio los vecinos deben afrontar gastos semanales para el vaciamiento de los pozos. En otros casos, debieron correr con los costos de construcción de nuevos pozos, para paliar la situación.

Para el presidente de la comisión del Barrio Santa Elena, "un sistema cloacal debe pensarse en como se repaga, pero también en la necesidad sanitaria que presenta una determinada cantidad de personas que quieren mejorar su calidad de vida".

Hizo mención a que los vecinos del barrio pagan tasas municipales con la categoría R1A. Como es considerado un sector residencial, los habitantes de esa zona abonan impuestos más altos que en otros barrios.

"Por eso tiene algún grado de incongruencia que vecinos que pagan impuestos de los más caros, en función de lo que puede ser una zona residencial, no tengan cloacas", dijo Bressa.

Justificó en que "debido a eso pedimos la obra por lo sanitario, por la cantidad de gente que vive y por cuestiones económicas" y añadió que "no tener cloacas en esta zona es un déficit de obra pública importante".

Pablo Bressa recordó que desde hace varios años se han mantenido contactos con funcionarios de la Municipalidad para tratar de lograr que la obra se realice, pero sin respuesta positiva.

"No hemos tenido una política de presión continua, ya que entendemos que debe haber prioridades en otros barrios. Pero ya hemos dejado pasar muchos años y creemos que es hora de que esta zona deba ser atendida", sostuvo.

En marzo del año anterior este diario había entrevistado a Bressa, quien había hecho hincapié en la necesidad de avanzar en la obra de cloacas y en otros reclamos como la limpieza de terrenos baldíos y el tránsito en el lugar. A casi un año de esa nota, la situación sigue siendo la misma en el barrio.

El 9 de diciembre de 2008, en ocasión de inaugurar la obra de desagües cloacales del Barrio San Francisco, el intendente Omar Duclós anunció que se había logrado una economía de obra del orden del 15 por ciento.

El mandatario mencionó que ese excedente podría ser utilizado en obras de cloacas futuras como en los barrios El Sol o Santa Elena, según señalo. Esta posibilidad abriga esperanzas entre los vecinos de que los trabajos puedan comenzarse cuanto antes.

Otras demandas:

El presidente de la comisión vecinal del Barrio Santa Elena, se refirió también a otros reclamos que presentan en el sector.

Uno de ellos es el de la pavimentación de la calle Alvear. "La calle Alvear es muy transitada, porque une la ruta 51con los barrios de atrás del Santa Elena como el Pinasco y Los Pinos. Ahora hay una calle de tierra con muchos pozos y queremos que sea pavimentada en los próximos años".

Bressa se refirió también a otro tema que provoca preocupación entre los vecinos del lugar y es el del tránsito interno. Mencionó que "la gente que viene a este barrio piensa que no hay manos ni contramanos. Andan a cualquier velocidad y nos respetan las señales de tránsito. Las calles están señalizadas, pero no las respetan en su sentido de circulación".

El vecino destacó que, pese a que en la calle Rivadavia cuando se proviene de la ruta 51 existe un cartel que indica que se trata de contramano, no es respetado. "Rivadavia tiene sentido de circulación hacia el centro y la gente no lo respeta en el barrio", indicó.

"A la gente que viene a este barrio no le importan las señales. Ese es un reclamo que debería ser atendido. También están los cuatriciclos y motos conducidos por menores, que andan a cualquier velocidad", mencionó y pidió que los inspectores de tránsito se instalen los fines de semana para verificar la cantidad de infracciones que se cometen.

La limpieza de los terrenos baldíos es otra de las preocupaciones de los vecinos del Barrio Santa Elena. Existen varios lugares con pastizales en la zona y en algunos casos con desperdicios domiciliarios dispersos, lo que genera la aparición de roedores. Lamentablemente, ese sector de la ciudad también es elegido por personas desaprensivas que abandonan perros y gatos.

En cuanto a la cuestión seguridad se verifica patrullaje policial, ya que cuentan con el beneficio de tener ubicado muy cerca al Destacamento Balneario de la Policía de la Provincia de Buenos Aires.

Algunos vecinos han optado por tener perros guardianes o han instalado sistemas se alarmas. Además, entre los vecinos suelen comunicarse en forma telefónica cuando se registran movimientos extraños.

Pablo Bressa, presidente de la comisión vecinal del Barrio Santa Elena, volvió a pedir por la realización de la obra de cloacas en el sector.

En Rivadavia y San Serapio existe un terreno baldío, en el que algunos vecinos depositan desperdicios.

Pese a que la señalización es clara, muchas personas ingresan al barrio desde la ruta 51 por la calle Rivadavia en contramano.

Poca presión de agua:

Al igual que en otros sectores de la ciudad, en el Barrio Santa Elena también hay falta de presión de agua. Pablo Bressa afirmó que "el tema del agua es un desastre" y señaló que se debe analizar el tema desde dos aspectos.

"Uno es el de la provisión de agua potable y en esta zona la presión es muy baja. Eso le corresponde a la Cooperativa Eléctrica. Otro problema es el de las piletas. Eso es cosa de los vecinos que las llenan con agua potable y dejan a otros sin agua", mencionó.

Para el presidente de la comisión vecinal, en ese último aspecto "estamos bastante faltos de cultura. Si se llena una pileta con agua de red, estamos ante un problema cultural", aseveró.

Comentá la nota