Vecinos de Quickfood reclamaron por la falta de luminarias

Los pobladores dijeron además que se intensificaron los olores. La empresa aseguró que a fin de mes terminará la obra y aseguraron que cumplen con las condiciones sanitarias fijadas por el municipio.
Vecinos del barrio San José de Villa Mercedes pidieron que el frigorífico Quickfood coloque las luminarias en las calles que rodean a la planta y solicitaron al municipio y a la empresa que controlen la dispersión de malos olores. Desde la empresa cárnica adelantaron que la obra de alumbrado público finalizará entre fines de septiembre y la primera semana de octubre. Acerca del olor que surge de los corrales, el gerente de la planta dijo que cumplen con las condiciones fijadas por el municipio.

"La queja que tenemos nosotros es que Quickfood tomó las calles y la obra no se ha terminado, no tenemos iluminación es una oscuridad impresionante, a las siete de la tarde. La semana pasada tuvimos un problema gravísimo porque metieron como dos mil cabezas de ganado y era un olor espantoso y cada vez se agrava y nos sentimos más perjudicados. Queremos que el municipio controle lo que tiene que controlar y que Quickfood termine las obras que prometió, porque ellos cerraron las calles con esas condiciones", exigieron Carlos Asensio y Juan Carlos Bonilla, vecinos de la zona.

Gerardo Sarratea, gerente de Quickfood Villa Mercedes, confirmó que la obra de iluminación quedará completa a fin de mes: "La iluminación que hay en la zona es la que tuvo históricamente, nosotros nos comprometimos a colocar columnas de alumbrado público en las nueve calles que rodean la planta. Esta obra, que ya está en ejecución, estará finalizada para fines de septiembre o a más tardar la primera quincena de octubre", adelantó.

Con respecto a las quejas, por olores y falta de limpieza, Sarratea dijo que por lo general "siempre hay olor en la zona de los corrales", pero aseguró que respetan los parámetros de higiene estipulados por el municipio.

Quickfood inició los trabajos en los accesos que rodean la planta frigorífica, en mayo del año pasado, en el marco del convenio que la firma acordó con el ejecutivo municipal en el 2007 y que contó con la aprobación del Concejo Deliberante. Asimismo, las negociaciones entre el municipio y los responsables de la empresa obligan al establecimiento cárnico, a retirarse en un plazo de diez años a un predio alejado del ejido urbano.

De esta manera, Quickfood fue autorizado a cerrar los accesos de calles Europa -desde Pringles hasta Zoilo Concha-, y una cuadra de Miguel B. Pastor -entre Europa y Presidente Perón-, que serán utilizadas en el marco de la figura legal de comodato o préstamo por una década. El convenio fue legalizado por el Decreto Nº 3547.

Comentá la nota