Los vecinos producen 9 kilos de basura per cápita diarios

El subsecretario de Planeamiento Estratégico de Zárate, Alejandro Falcó, presentó ayer un informe sobre su experiencia en el curso de capacitación que realizó en Japón en el marco del convenio firmado por JICA (de sus siglas en ingles Agencia de Cooperación Internacional Japonesa), la OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible) y las municipalidades de Zárate y Campana para llevar adelante el proyecto piloto de reducción de residuos sólidos urbanos.
Como encargado de la coordinación local del proyecto, el funcionario compartió información y conclusiones importantes del viaje que compartió entre el 22 de septiembre y el 5 de octubre último con la directora ejecutiva de la OPDS, Ana Corbi, y la subsecretaria de medio ambiente de Campana, Stella Bonaventura.

Dentro del programa del curso de capacitación, los tres integrantes de la comitiva argentina expusieron los informes correspondientes a la situación de los residuos urbanos y el avance del proyecto, cada uno de su respectiva jurisdicción, pero también recibieron explicaciones sobre la vida en Japón, el tratamiento de residuos en dicho país, visitaron un centro de reciclaje de latas y botellas, observaron las actividades de la plaza de reciclaje y pudieron tomar contacto con las técnicas de separación, recolección y reciclaje de basura doméstica.

"No debemos apresurarnos para establecer comparaciones entre nuestra realidad y la situación en Japón, en virtud de la gran cantidad de diferencias históricas, culturales, demográficas, geográficas, económicas, y políticas que existen entre nuestros pueblos", expuso Falcó, "entiendo que la gran fortaleza que he visto en ese pueblo es su funcionamiento colectivo".

En su informe el subsecretario expuso que Japón cuenta con un sistema legal fuerte acompañado por la comunidad. Existe una ley marco que da lugar a normas específicas de reciclado que regulan los circuitos específicos y las tasas que se cobran para solventar los costos del sistema de reciclaje. Todo promovido por los gobiernos locales con apoyo del gobierno central hasta completar un círculo que minimiza el "descarte o rechazo" y maximiza el valor del recurso primario utilizado. "Por ejemplo, un japonés que tiene que desprenderse de un TV tiene que pagar 40 dólares al desecharlo", informó.

Japón recicla aproximadamente un 20 por ciento de lo que se genera, un 78 por ciento se incinera y un 2 por ciento va a un relleno sanitario. Para las gestiones de recolección, reciclado, tratamientos y disposición final, en Japón se realiza una clasificación general de residuos pero, en cada localidad existen particularidades de segregación y reciclado, llegando a casos en los que se segrega hasta en 20 corrientes distintas (con 4 corrientes que sacan los vecinos de los hogares, y luego vuelven a segregarse en estaciones de separación y reciclado).

Además, existen bolsas de distintos color y costo para cada corriente de residuos y no existen puntos de recolección en puerta sino que se define un lugar determinado y consensuado por los vecinos.

"El estado de limpieza de las calles y toda la vía pública son sin duda muy bueno en todo Japón, atribuible principalmente al elevado nivel de acompañamiento de la gente a las necesidades de segregación y acondicionamiento de residuos para disponerlos correctamente para su recolección según las consignas publicas", dijo Falcó, "he visto a la gente detenerse frente al correspondiente cesto público, retirar las tapas y las etiquetas plásticas de los envases de PET, y colocar cada cosa en recipientes diferentes, con la mas absoluta naturalidad".

RESIDUOS SOLIDOS URBANOS DE ZARATE

En el marco del proyecto de reducción de residuos sólidos urbanos, el especialista de JICA que lleva el programa en la Argentina, Koji Kusunoki, durante 2008 realizó el diagrama del flujo de la basura en Zárate que Falcó reprodujo en su informe.

La generación de residuos per cápita para los vecinos de Zárate oscila los 9 kilogramos por día por persona y el costo específico durante 2008 fue de 372 pesos por tonelada. Pero se proyecta un costo promedio para 2009 de 426 pesos por tonelada de residuos debido a la nueva redeterminación del contrato de recolección con la CEZ.

La recaudación total en conceptos asociados a residuos (alícuota de tasa ABL –alumbrado barrido y limpieza- y Ley 13.163) no llega a cubrir el 60 por ciento de los costos de la recolección y no se considera ninguna recaudación que atienda los costos de reciclado, tratamientos y disposición final.

Al respecto, Falcó manifestó que "resolver este desfinanciamiento es el primer gran desafío de Zárate para transitar el camino hacia cualquier solución de la problemática con los residuos urbanos e industriales", plantea Falcó.

Para el funcionario, Argentina y Zárate dentro de ella, se encuentra en un estadío normal y esperable en el proceso de desarrollo en el que se van agregando nuevas variables a atender en el diseño de políticas. Y sostuvo que al tratar de aprender de la experiencia japonesa y adaptar algunas enseñanzas y conocimientos hay que entender que el país "se encuentra en insipiente crecimiento y con serias limitaciones presupuestarias para hacerlo, con estados locales y regionales virtualmente quebrados y con actores políticos y sociales que no terminamos de conformar una dinámica positiva de funcionamiento colectivo, que nos permita sostener un rumbo estable hacia un desarrollo sustentable, independizados de los vaivenes políticos".

APROBARÍAN EL PROYECTO BASURA CERO

Mientras el Ejecutivo sigue impulsando este proyecto, se continúa trabajando para culminar el Programa de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos, se intenta conseguir financiamiento para la construcción del Centro de Gestión Integral para Zárate y Campana y Falcó ratificó su compromiso para llevarlo adelante, el Concejo Deliberante de Zárate podría aprobar esta semana el proyecto de Basura Cero.

Se trata de una contrapropuesta presentada por el bloque de la Coalición Cívica que, si bien tiende a la reducción progresiva de la disposición final de los residuos sólidos urbanos, con plazos y metas concretas tal cual la propuesta oficial, se centra en el control y la gestión de cooperativas de trabajo y no en particulares privados.

El proyecto, que fue calificado por las autoridades municipales como "utópico", se encuentra actualmente en estudio de comisión pero tendría el acompañamiento de los bloques justicialistas.

Comentá la nota