Vecinos de la plaza Revolución de Mayo temen por su seguridad.

Cuando llega la noche, grupos de jóvenes se juntan en el lugar para consumir alcohol, duermen allí y causan daños en el espacio público delimitado por avenida Libertad, Marconi, Maipú y Uruguay.

La Plaza Revolución de Mayo, en la manzana delimitada por Libertad Marconi, Maipú y Uruguay, es uno de los espacios verdes mejor provistos de la ciudad. En virtud de que se encuentra a metros de la Escuela Piloto y porque además de una importante biblioteca cuenta con calesita, juegos infantiles, cancha de básquet y/o fútbol y un anfiteatro para presentaciones artísticas, en horario diurno es muy frecuentado por gente que vive en ese sector de la ciudad y lo utiliza para actividades recreativas y/o de aprendizaje.

Cuando anochece, en cambio, el panorama se modifica en forma sustancial debido a la concurrencia de grupos de vándalos que se juntan para embriagarse y/o drogarse y que al pernoctar en el sector, atemorizan a los ocasionales transeúntes.

Los vecinos, si bien admiten que la situación no es nueva, están deseosos de que la misma pueda modificarse a partir de las reiteradas denuncias presentadas ante las autoridades competentes.

Testimonios

En diálogo con este medio, Javier Salinas, presidente de la Asociación de Fomento del barrio Villa Primera, reconoció que "la situación que se vive en esa plaza constituye uno de los principales motivos de reclamo que tienen los vecinos cuando se acercan a la entidad".

Explicó que "la gente siente temor porque ve que, luego de las 20, hay adolescentes que se juntan para tomar bebidas alcohólicas y/o drogarse; se comenta que, una vez que con algún artilugio consiguen apagar la iluminación de la plaza, amparados en la oscuridad comienzan a aparecer vehículos extraños que los proveerían de sustancias prohibidas", señaló.

Dijo luego que "si bien nosotros, como entidad de fomento, hicimos varias presentaciones, necesitamos más control policial; entendemos que esa mayor presencia contribuiría a terminar con un problema que intranquiliza mucho a los vecinos".

Norma, residente del lugar, sostuvo que "uno de los problemas lo constituye la oscuridad que tenemos en la zona; cuando anoche, esa falta de iluminación favorece el accionar de los muchachones que se juntan en la plaza".

Noemí, otra vecina que vive sobre la calle Uruguay, coincidió en que "hay muy poca luz no sólo en la plaza sino también en la vía pública; cuando anoche, tenemos temor porque por las características que tiene este espacio público los jóvenes no sólo se reúnen sino que pueden esconderse; asimismo hacen sus necesidades y causan destrozos, como los que provocaron en los baños, en el bebedero y en una de las puertas de la biblioteca" (la incendiaron).

Comentá la nota