Los vecinos de Playa Grande enfurecidos con el titular de Carba

Desde la Asociación Vecinal Leandro N. Alem dieron a conocer su profundo rechazo a la presentación que realizó en la banca 25 del HCD el titular de la cámara de bares de Alem, Pablo Villar. Calificaron su exposición de ayer de "injuriosa, inmerecida y lamentable".-
Carlos Carricart, integrante de la Asociación Vecinal Leandro Alem, en contacto con El Atlántico, expuso su posición con motivo de la participación de Pablo Villar, titular de la cámara de bares de Alem, en la banca 25 del HCD.

Los vecinos de Playa Grande enviaron a su vez un escrito a la mayoría de los concejales con su apreciación de lo acontecido ayer con del Presidente de la Cámara de Restaurantes, Bares y Afines de Playa Grande (Carba).

En el informe que elaboraron detallaron además una extensa investigación sobre las declaraciones que realizaron diversos integrantes de Carba y funcionarios municipales en diferentes medios de comunicación marplatenses de un tiempo a esta parte.

Incluso, citaron declaraciones del mismo Pablo Villar y actas de constatación de violación a los factores de ocupación de la Dirección General de Inspección de la Municipalidad sobre bares que hoy gozan de mucha concurrencia en esa zona de la ciudad.

"La actividad comercial vinculada con la nocturnidad en la zona de Playa Grande ha generado una situación altamente conflictiva de características inusitadas que trasciende el ámbito de la mera relación de tolerancia entre vecinos y comerciantes del área mencionada, suscitando un grave malestar de índole social que amerita arbitrar medidas excepcionales en aras a recomponer la paz social entre los habitantes de esa zona, que por su situación actual debe considerársela en emergencia; y así ser tratada" expusieron desde la sociedad de fomento.

Ayer, Villar arremetió contra Carricart y los demás integrantes de la Asociación al mencionar la temporada de verano que se avecina, que según estimó sería igual a la anterior: "Pensamos que se va a ver potenciada por la impunidad con la que cuentan los vecinos de la calle Alem, al amparo de la sociedad de fomento, cómplice con algunos estamentos gubernamentales de permitir alquilar sus domicilios a grupos de jóvenes que se alcoholizan libremente y arrojan objetos a los transeúntes".

Desde Playa Grande, los vecinos no se olvidaron de Scornaienchi (también integrante de Carba), quien en agosto pasado señaló al portal de noticias 0223.com: "somos conscientes de que estamos dentro de la ilegalidad y que también es cierto que desde hace mucho tiempo estamos pidiendo que blanqueen nuestro rubro. El Municipio debe regular para bien una actividad que realizamos desde hace más de 30 años; queremos que nos regulen lo que nos pertenece porque tenemos el derecho adquirido, no estamos pidiendo habilitaciones de discotecas, aunque en hay antecedentes de que en Alem existieron".

Carricart aduce que se intenta "instalar en la opinión pública la idea de que ingenuamente se invirtió en la zona desconociendo las ordenanzas que les permitían desarrollar una actividad y no otra, además de que el Código de Ordenamiento Territorial tampoco lo permite" (en relación a que cada local debe explotarse en concordancia con la habilitación que posee).

Regresando sobre los dichos de Scornaienchi se preguntan: "¿Es factible conceder derechos, basados en una ilegalidad para modificar y adecuar legislación a favor de un grupo y en detrimento de cientos de familias que vivían con anterioridad a esta situación, y que vienen reclamando soluciones hace años, sin ninguna respuesta. ¿Es justo?, nadie tiene un derecho adquirido a dañar a otro".

En su reparto de responsabilidades y citas de funcionarios de toda índole, los integrantes de la sociedad de fomento sentenciaron: "Lamentablemente los Vecinos de Playa Grande no tenemos la opción ni el derecho a elegir cuando y como descansar"

Comentá la nota