Vecinos molestos por los aumentos que llegan del CVP

La cantidad de quejas que se están acumulando por el aumento de la Tasa por Conservación de la Vía Pública ya es comparable con una gran catarata que desemboca en el municipio, receptor exclusivo de una ira casi generalizada.
En ese escenario, el gobierno de Mario Meoni justifica la suba aplicada al servicio de mantenimiento y la oposición reclama la urgente revisión del cálculo que hizo trepar el valor del tributo, según la versión oficial, hasta un ciento veinte por ciento.

José María Banfi, concejal del interbloque Coalición Cívica-Reencuentro con Junín, sostuvo que en seis de cada diez hogares han recibido boletas con incrementos siderales.

Tal como se plantean las cosas, reconoció que "estábamos de acuerdo en el recálculo de la tasa porque se encontraba desactualizada", pero consideró que "el Ejecutivo se equivocó en poner un piso demasiado bajo y eso ha dado como resultado la ingrata sorpresa de una suba desproporcionada".

"Esto puede llevar a que muchos se inclinen por no pagar la tasa y que el efecto sea una baja en la cobrabilidad, porque aún cuando globalmente pueda aumentar la recaudación por la suba del tributo el problema es que el porcentaje de los que paga va a ser menor y después nos vamos a encontrar con una nueva moratoria, lo cual no tiene nada que ver con la justicia tributaria. Es evidente que había una necesidad imperiosa de aumentar la recaudación, no otra cosa", opinó.

Banfi advirtió que "después uno ve que no hay dinero para el mantenimiento y la infraestructura sino que esos mayores ingresos se usan para gastos corrientes, de funcionarios y personal. Entonces la gente se pregunta para que se suben las tasas si la retribución de un servicio acorde a lo que se aumentó no se ve".

Por eso consideró que se debe realizar una revisión del CVP. El recálculo de la tasa efectuado en 2009 se basó en una serie de variables (barrido, recolección, alumbrado, entre otras), "esa cifra se cruza con el valor fiscal de la tierra y se empieza a multiplicar a partir de un piso, que es tan bajo, de alrededor de 10.000 o 15.000, que entonces a la enorme mayoría de los vecinos les llega el CVP con aumento".

"Lo que creemos es que debería subir el piso a partir del que se empieza a aplicar el aumento, ahí sí habría descuentos para los que paguen más y se les aumentaría a los que abonen muy poco", explicó.

Comentá la nota