Los vecinos de Magdalena aceptaron la oferta de Shell

En el plebiscito realizado ayer, el 77% votó por el Sí. Casi 3 mil personas participaron de la consulta para convalidar el acuerdo extrajudicial acordado con la empresa. El municipio recibirá 9,5 millones de dólares por el derrame de petróleo de enero de 1999.
En un día de cielo plomizo y sin alteración para el ritmo habitual de este pueblo de 20 mil habitantes, la mayoría de los vecinos de Magdalena le dijeron Sí a la oferta de 9,5 millones de dólares que la empresa Shell hizo al gobierno comunal. Fueron 2.210 votos (77%) contra 660 (23%) que cosechó el No. La consulta se hizo para refrendar el acuerdo por los daños ocasionados hace diez años cuando las costas ribereñas del distrito se bañaron de petróleo luego de un choque de barcos.

Sin evidente entusiasmo, 2.870 vecinos (de los 12.000 habilitados a votar en el padrón) se acercaron a las 28 mesas ubicadas en 10 colegios y en la sede municipal para cumplir con el trámite propuesto por las autoridades municipales: un plebiscito no vinculante para que la expresión popular defina la aceptación o el rechazo al ofrecimiento de la petrolera. Para el intendente Fernando Carballo, "lo que hay que resaltar es que todas las personas que fueron a votar lo hicieron por conciencia ciudadana, ni un solo auto del Estado se usó para ir a buscar a nadie".

La convocatoria no tuvo la dinámica de las elecciones tradicionales. En el pueblo no había carteles ni propaganda. Apenas algunas charlas en instituciones en las que se esgrimían los fundamentos a favor y en contra del resarcimiento.

"Fue una elección sin demasiado compromiso. Hubo poco acercamiento de los jóvenes y tampoco llegaron al cuarto oscuro los pobladores de localidades rurales como Bavio, Vieytes, Ardito y Vergara", admitió a Clarín la fiscal general del plebiscito, Martha Valli.

Con el acuerdo firme -todavía falta que la Justicia resuelva si homologa o no la oferta- quedaría terminado un litigio que acumuló 10 años de proceso. La consulta impulsada por el gobierno de Magdalena no tiene impacto en los juicios que mantienen abiertos poco más de 450 vecinos por los daños ocasionados por el derrame ocurrido a mediados de enero de 1999. El 15 de enero de ese año, un buque contratado por Shell (Estrella Pampeana) embistió a la nave Sea Paraná. El accidente provocó el vuelco de 5.300 metros cúbicos de petróleo, que tiñeron de negro unos 35 kilómetros de costa.

Cuando se produjo el derrame Ramiro Ledesma (20) era muy chico, pero ayer emitió su voto en apoyo a la propuesta por el Sí. "Es una buena oportunidad para mejorar el distrito con obras muy necesarias", aseguró a Clarín.

Para Cirilo Pedro Huntley (75) votar fue una cita obligada: "Siempre un mal arreglo es mejor que un juicio problemático e interminable". El jubilado explicó que la indemnización tendría que ser mucho mayor, aunque apoyó la oferta que hizo la empresa.

Sin militancia ni intervención activa de los partidos, a los habitantes de Magdalena sólo los motivó el deber cívico. Y la oportunidad de ser parte de una decisión que puede mejorar el presupuesto comunal. "Es un buen acuerdo y no me parece conveniente dilatar el tema en la Justicia, que puede extenderse por muchos años más", explicó Marisol Guido Bono (35) poco después del mediodía, cuando ya había votado y las calles empezaban a vaciarse para el almuerzo y la siesta de rigor. La mujer destacó además el tipo de consulta, "una forma democrática de escuchar la opinión del pueblo", dijo.

No todos coinciden con ese diagnóstico. "Me parece un monto irrisorio, mi opinión es que tendría que seguir el juicio hasta alcanzar una indemnización mejor", señaló María Cecila Lucero antes de abandonar la mesa 5010 ubicada en la oficina de Catastro comunal.

La consulta de ayer no cierra las grietas que abrió el accidente en pleno río. La Justicia deberá continuar las causas iniciadas por los particulares que perdieron bienes y salud después del derrame de hidrocarburos. Muchos lograron acordar indemnizaciones por varios miles de dólares, luego de comprobar esas pérdidas.

Ayer, en la plaza del pueblo no hubo casi festejos por el triunfo del Sí. Al caer la tarde, el cierre del comicio y el escrutinio coincidieron con la tradicional visita a la plaza, marca registrada de cada domingo pueblerino.

Comentá la nota