Vecinos de Las Lomitas rechazaron medida judicial porque "no hay condiciones para ejercer un desalojo"

LAS LOMITAS. (E) Apenas conocida la decisión del Juez federal de ordenar por la fuerza el desalojo de los aborígenes que mantienen cortada la ruta 81 en jurisdicción de Las Lomitas, diversas instituciones y caracterizados vecinos se pronunciaron en contra de dicha orden en función de creer que no están dadas las condiciones para ejercer el desalojo de los manifestantes, aborígenes que se encuentran provistos de arcos, flechas, palos y elementos contundentes dispuestos a defender sus reclamos.
Mientras, se cree que desde los organismos oficiales no se brinda con exactitud la información y que no están dadas las condiciones necesarias, desconociéndose si se ha hecho un exhaustivo relevamiento y evaluación de la situación, para llegar a lo que sería una drástica medida que podría derivar en lo que se denominó la masacre de Rincón Bomba, ya que los aborígenes podrían emplear sus armas en defensa de los suyos, presintiendo por lógica de una respuesta de la fuerza de seguridad que podría terminar en una tragedia.

Reflexión y efectos

Llamaron una vez más a la reflexión de los actores principales a los efectos de parar con la decisión de repeler por la fuerza, ya que expresaron no es el camino a seguir en esta situación en donde los manifestantes por su condición de naturales, entienden encontrarse sin derechos y en consecuencia fuera de la Ley, por lo que se desconoce cuál será su reacción ante la violencia que se podría emplear desde los efectivos de la fuerza de seguridad.

El pueblo lomitense, fatigoso de cargar con la pobreza de los indigentes, reconoce que este gobierno a hecho mucho por ellos, pero no lo suficiente y llama a la reflexión de los máximos responsables, a los efectos de no obligar el enfrentamiento y transformar el conflicto en una provocación, que podría dejar secuelas y enemistades con el pueblo aborigen, el que una vez más se ve amenazado por la barbarie y la incomprensión de quienes cuando llegaron bien sabían de la existencia de ellos y de lo mucho que queda por hacer para integrarlos a la nueva sociedad, sin olvidar de las familias de los agentes del orden que expondrán inútilmente sus vida en un posible enfrentamiento entre hermanos.

Comentá la nota