Vecinos impiden el acceso de camiones en Overa Pozo

Los habitantes de las localidades cercanas al predio donde el Gobierno pretende construir una planta de tratamiento de residuos, resolvieron realizar piquetes todos los días.
La resistencia popular a la instalación de basurales no es nueva en nuestra provincia. Fueron varios los conflictos que tuvo que enfrentar el gobierno en el intento de encontrar un terreno óptimo ambientalmente para depositar miles de toneladas de residuos domiciliarios que se generan en el Gran San Miguel de Tucumán.

Ahora la historia se repite con los vecinos de Overa Pozo, departamento Cruz Alta, quienes se muestran decididos a impedir la instalación de una planta de tratamiento y clasificación de Residuos Sólidos Urbanos.

En una asamblea popular los habitantes del lugar y zonas aledañas, resolvieron intensificar el plan de resistencia y realizar piquetes en los accesos al terreno adquirido por el Gobierno para instalar el basural. Aseguran que no permitirán el ingreso de camiones y maquinas que trabajan diariamente acondicionando el lugar y construyendo la infraestructura necesaria, como caminería, preparado del suelo, tendido eléctrico, cercano y la instalación de agua potable.

Vecinos de guardia

"Vamos a realizar guardias durante todo el día con los vecinos para que no avance la obra hasta tanto podamos acceder al proyecto técnico", explicó Esteban Cabrera, habitante de Los Ralos. "En el campo ni siquiera generamos residuos y no es justo que no tengamos derecho a decir que no queremos un basural ni que nos contaminen. Pretendemos que se nos respete el derecho de vivir dignamente", agregó Isabel Villagra. Señaló que desde el Gobierno jamás se acordaron de los habitantes del lugar, tanto es así que ni siquiera disponen de red de agua potable. "No tenemos recolección de basura porque casi no la generamos y las calles son de tierra, no se preocuparon ni de tirar un poco de ripio para que vivamos mejor", dijo la vecina a EL SIGLO.

La medida de protesta vecinal comenzó ayer y se centrará todos los días en la ruta 303, en el acceso al predio que está ubicado a unos 45 kilómetros de distancia de San Miguel de Tucumán. Según Cabrera, quien oportunamente ya protagonizo una protesta de iguales características cuando el gobierno intentó llevar la planta de tratamiento a Los Ralos, participarán de los piquetes habitantes de San Agustín, Los Pérez, Los Pereyra, La Virginia, La Florida, Los Lapachitos, Finca Mayo, La Ramada de Abajo y Las Cejas.

"Todos los habitantes de estos lugares nos perjudicaremos con este basural. La gente de la Secretaría de Medio Ambiente de la provincia no tiene ningún proyecto técnico serio. Jamás nos informaron como corresponde. Así como ellos dicen que no pueden detener el proyecto, nosotros tampoco podemos detener el malestar de la gente y su temor", señaló. Los habitantes del lugar ya protagonizaron una protesta la semana pasada con el corte de la ruta 303, a 10 kilómetros de la entrada a Los Ralos. Los dirigentes dijeron que también dialogarán con los trabajadores de las empresas que desarrollan tareas en la zona como así también con los obreros de la Dirección de Vialidad, para que respeten la decisión vecinal. Por su parte, el secretario de Medio Ambiente de la provincia Alfredo Montalbán, señaló que la decisión del Gobierno es firme en continuar con la instalación de la planta y dijo que están en la tarea de "construir confianza con los vecinos".

Proyecto resistido

El proyecto del PE apunta a instalar en el lugar una planta de tratamiento de los Residuos Sólidos Urbanos que se generan en los municipios de San Miguel de Tucumán, Alderetes, Tafi Viejo, Banda del Río Salí, Yerba Buena, Lules y Las Talitas, a los que podrían sumarse algunas comunas rurales como El Manantial y San Pablo. Según cálculos extraoficiales podrían generarse diariamente más de 800 toneladas de basura, cantidad que en la actualidad recibe la planta de Pacará Pintado, ubicado en la Banda del Río Salí.

Pero la oposición vecinal también se genera a raíz de la existencia de escuelas y Centros de Atención Primaria de la Salud (CAPS). Según Cabrera y Villagra a pocos kilómetros están las escuelas Obispo José Eusebio Colombres, 283, San Agustín, la 369, de La Ramada de Abajo, de Las Cejas y un colegio secundario, además de los centros médicos que se verán seriamente afectados.

"Estamos en la tarea de construir confianza"

"En realidad a lo que se están oponiendo hoy en el lugar al no dejar ingresar los camiones es a la construcción de caminos que están dentro del plan de Gobierno de la construcción de la red terciaria. Sin embargo, estamos tratando de construir confianza entre el Estado y los vecinos, demostrándoles que acá no hay nada de improvisaciones y que disponemos de todos los elementos científicos y técnicos que habilitan el lugar". De este modo, el titular de la Secretaría de Medio Ambiente Alfredo Montalbán evaluó la decisión de los vecinos de resistirse a la instalación de la planta de tratamiento de residuos domiciliarios. Dijo que mañana mantendrán una nueva reunión con los vecinos y el párroco del lugar para entregarles más información. "Les queremos dar todas las seguridades que necesitan con los técnicos de la empresa que hicieron el proyecto de regionalización, del apto ambiental del lugar, el estado de las napas y todos los aspectos técnicos", agregó, tras aclarar que del encuentro también participarán técnicos de la Estación Experimental Obispo Colombres. El funcionario dijo que están dispuestos a mantener reuniones semanales con los habitantes del lugar, "independientemente de las posiciones extremas como las de cortar rutas". No obstante, Montalbán dijo que existe una firme decisión de concretar el proyecto en Overa Pozo, departamento Cruz Alta, "con el mayor cuidado y con la experiencia que tenemos en controlar que no se afecte al medio ambiente".

Comentá la nota