Vecinos de San Ignacio se reunirán con miembros de ACUMAR y AySa

Los vecinos del Barrio San Ignacio, en Esteban Echeverría, que denuncian la contaminación con cromo de alguno de los pozos de agua de la zona, se reunirán con representantes de ACUMAR, AySa y miembros de la municipalidad local.
Según indicaron, durante el encuentro solicitarán que las autoridades otorguen "bidones de agua potable a las familias" presuntamente "afectadas" y la "pronta instalación de redes de agua".

El grupo de vecinos del Barrio San Ignacio, en Esteban Echeverría, que denuncia la contaminación con cromo de los pozos de agua de la zona, se reunirá la semana próxima con representantes de la Autoridad de Cuenca Matanza-Riachuelo (ACUMAR), AySa y miembros de la municipalidad local. El objetivo principal del encuentro será lograr que las autoridades les otorguen "bidones de agua potable a las familias" presuntamente "afectadas" y definir "la fecha en la que comenzarán a instalar la red de agua".

Según indicaron los residentes del barrio, en diálogo con Info Región, la cita será el jueves a las 10:00 en el Juzgado Federal de Quilmes, a cargo de Luis Armella, quien también está al frente de la instrucción de la causa en la que la Corte Suprema ordenó la limpieza del afluente a los estados nacional, bonaerense y porteño.

"Nos reuniremos con los representantes de ACUMAR, AySa y la Municipalidad porque queremos que nos distribuyan bidones de agua potable a todas las familias que tenemos los pozos contaminados con cromo. Hasta el momento, el Municipio se encarga de entregarnos agua con un camión a diario, pero la realidad es que no es suficiente para todo el barrio", aseveró Miguel Estarasi, miembro de la agrupación "Vecinos solidarios" de San Ignacio y residente de la zona.

Por otro lado, reiteraron la necesidad de contar con "la red de agua potable".

"Entendemos que tardarán bastante tiempo en colocar la red de agua, es por eso que necesitamos una solución a corto plazo y pedimos los bidones. De todos modos, lo que solucionaría definitivamente nuestro problema es la instalación de redes y, ante esa situación, queremos que los dirigentes se comprometan a darnos una fecha de inicio de obras", aseveró Estarasi, en diálogo con Info Región.

Una curtiembre ubicada en la calle Edison al 2100 es señalada por los vecinos como la principal responsable de contaminación, ya que en el curtido del cuero es frecuente emplear el denominado "curtido al cromo", en el que se utiliza hidroxisulfato de cromo (III) (Cr (OH) (SO4)).

En ese contexto, el municipio de Esteban Echeverría realizó un estudio de la diseminación de la pluma de contaminación y, de acuerdo a un nuevo relevamiento, el sector contaminado por cromo se habría circunscripto a tres manzanas.

Además, la Comuna inició un registro de malformaciones congénitas y tumores; dos enfermedades que pueden desarrollarse cuando el paciente entra en contacto con el cromo. Es importante destacar que la real incidencia de la contaminación en el Barrio San Ignacio recién se verá dentro de cinco años, cuando las autoridades tengan las herramientas para hacer un seguimiento de los casos.

"El cromo se puede contaminar por muchas variables y, en general, está la mano del hombre de por medio, como es el caso de las curtiembres. Se hicieron los estudios y había cromo en un punto del barrio, sobre todo en las inmediaciones del arroyo. Es innegable que el agua está verde por el cromo", reconoció una alta fuente del Centro Bromatológico de la Municipalidad, en diálogo con Info Región.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS) el cromo es cancerígeno, irrita la piel y las mucosas y una exposición continua produce un daño permanente en los ojos.

Comentá la nota