Vecinos de Guillón piden la reparación de un semáforo

Quienes viven en las cercanías de Fair y Martín Coronado, de Luis Guillón, reclaman que la Comuna arregle el semáforo que está en esa esquina, y aseguran que si bien fue reparado, el enmiendo que se hizo fue "algo provisorio":
"Ataron unos cables y si uno se detiene a mirar el semáforo, se da cuenta que al mínimo viento se mueve mucho, tenemos miedo de que se vuele o se desprendan los cables y haya una tragedia", señalaron los vecinos.

Los vecinos que viven en las inmediaciones de Fair y Martín Coronado, en Luis Guillón, exigen la reparación de un semáforo que se encuentra en esa esquina y que, según contaron, tras ser embestido por un camión fue arreglado "de manera provisoria" por la Comuna.

Lo que la gente explica, es que la señal quedo pendiendo de unos cables y que cuando hay viento "se mueve demasiado", razón por la cual temen que caiga sobre un automovilista o un transeúnte.

"La semana pasada un camión que circulaba por Martín Coronado dobló para seguir su camino por Fair, pero con su acoplado chocó el semáforo, que dejó de funcionar. Llamamos a la municipalidad para que lo repare y vinieron, pero realizaron un arreglo provisorio y tenemos miedo de que se caiga", señaló a Info Región Laura Benítez, una mujer que vive en la zona.

"Lo que hizo la cuadrilla fue atar unos cables, y si uno se detiene a mirar el semáforo, se da cuenta que al mínimo viento se mueve mucho. Los vecinos estamos preocupados, porque si de un momento a otro se levanta una ráfaga de viento, pensamos eso puede llegar a volar parte del semáforo. De todos modos lo más grave son las conexiones de cables que están provisorios, en el caso que llegara a desprenderse uno podríamos tener un tragedia", indicó Mariana García.

Por esa intersección circulan diariamente numerosas líneas de colectivos, autos particulares y camiones.

"Mucha gente pasa por aquí todos los días, nosotros hicimos el reclamo correspondiente, pero como el semáforo está funcionando, nos dicen que no hay de que preocuparse", agregó la vecina.

En este marco, los habitantes del barrio pidieron una pronta respuesta para "evitar accidentes".

"Cuando no son los pozos, es el semáforo que no funciona. De noche, acá es una zona muy oscura, imaginate que se caiga un cable, no queremos que pase algo para que vengan después a hacer las cosas bien, como se debe", se quejó Armando Paniagua, que trabaja en una mueblería del lugar.

"Los vecinos tenemos miedo por que si uno se detiene unos segundos a mirar el semáforo, sinceramente de miedo cruzar por ahí. Se complica mucho con los chicos. Es impresionante ver como el viento lo mueve", concluyó el hombre.

Comentá la nota