Vecinos entrarán en rebeldía fiscal si no se trata la autonomía de Lezama

La medida sería adoptada a partir del 15 de noviembre, fecha tope para que el tema lo trate la Legislatura bonaerense. Además harán cortes sorpresivos en la autovía 2.
El proyecto de ley que permitiría la autonomía de Lezama del partido de Chascomús, entendida como “restitución” por la Comisión de vecinos que reclaman desde 1925, podría perder estado parlamentario si no se trata antes del cierre del período ordinario de sesiones. Por tal motivo los vecinos están evaluando entrar en rebeldía fiscal a nivel municipal y provincial, la posible toma de la delegación municipal y cortes sorpresivos en la autovía 2.

“Si por las buenas y pacíficamente no hemos sido escuchados, tomaremos acciones determinantes para que nos restituyan las tierras que nos sacaron a fines de 1894”, aseguró un vecino que forma parte de la Comisión Pro Restitución del Partido de Lezama.

La fecha tope sería el 15 de noviembre para que el Senado trate el proyecto que tiene aprobación de la Cámara de Diputados. Si para esa fecha no surgieron novedades tendrían decidido entrar en rebeldía fiscal, dejando de pagar impuestos tanto municipales como provinciales. Así también podrían tomar la delegación municipal y hasta llegar hasta la sede de la Municipalidad de Chascomús y realizar cortes sorpresivos en la autovía 2, como lo hicieron durante el último fin de semana largo quienes pretenden que las cosas sigan como hasta ahora y Lezama no se independice.

Los vecinos de Lezama recuerdan que formaban parte del partido de Biedma desde que fue creado en octubre de 1864, la estación del ferrocarril se instaló en 1874 y en 1890 tuvieron la primera escuela. Por eso desmienten que el pueblo se haya fundado en 1913 como se argumentaba desde Chascomús y hablan permanentemente de “restitución” más que de autonomía. Originalmente contaban con 159 mil hectáreas aunque reconocen que estaría bien con la restitución de unas 114 mil. También detallan que Lezama mantiene todos sus servicios a través de cooperativas, tiene una planta potabilizadora de agua que neutraliza el arsénico y cuenta con una ambulancia adquirida con fondos que recaudó la cooperadora del hospital municipal.

Un dato histórico para destacar es que durante los debates de las sesiones previas a la de diciembre de 1894 que derogó la ley de creación del partido de Biedma, quienes argumentaban a favor del proyecto culparon “a la desidia” de los vecinos de no haber solicitado la instalación de autoridades, desmentido por la oposición. Así también se leyó una nota firmada por 27 “reconocidos” vecinos de Chascomús, abogando por la derogación de la ley. Y por su parte los de Biedma presentaron otro reclamando “la necesidad imperiosa de que se provea inmediatamente de autoridades”.

Por otra parte, Lezama tuvo su posibilidad de que le restituyan las tierras a fines de noviembre de 1974. Un proyecto de ley del diputado marplatense, Jorge Nelson Rizzo, estaba en el orden del día del Senado, con la idea de sancionarlo. Sin embargo, según fuentes legislativas, un llamado de Raúl Alfonsín a Ricardo Balbín hizo bajar la orden al presidente de la Cámara alta, Arturo Ares, durante la gobernación de Victorio Calabró, de frenar la iniciativa. Hubo un cuarto intermedio y Lezama perdió su oportunidad.

Volviendo a la actualidad, se presume que el proyecto original aprobado en Diputados y presentado por Julio Alfonsín, sufriría algunas modificaciones que en principio estarían relacionadas con las hectáreas que le corresponderían a Lezama, y retornaría a la cámara de origen para que resuelva la cuestión.

A 34 años de aquel día y a 114 años de lo que entienden como una usurpación, los vecinos de Lezama no quieren dejar pasar la posibilidad de volver a ser un partido con autoridades propias.

Antecedentes de un reclamo histórico y reiterado

DOLORES (C) - Los reclamos por la autonomía de Lezama vienen de lejos. Fue fundado como partido de Biedma, en 1864, bajo la presidencia de Bartolomé Mitre. Sin embargo, treinta años después fue anexado al de Chascomús.

Desde entonces, los habitantes de este partido, que en la actualidad rondan los cinco mil, vienen peleando por su autonomía. El año pasado lograron la media sanción en diputados, pero buscan la total aprobación del proyecto.

En 2005, el Concejo Deliberante de Chascomús creó una comisión evaluadora para el estudio de factibilidad de dos nuevos municipios, Chascomús y Lezama. El informe de factibilidad económico-financiera, según datos oficiales, demostraron que se encuentran dadas las condiciones para que Lezama se constituya en un nuevo municipio.

Con estos datos, en 2006 se presenta ante la Legislatura bonaerense el quinto proyecto para establecer la autonomía de Lezama, el mismo que esperan ahora que se sancione definitivamente.

El partido de Lezama, de acuerdo con el informe de factibilidad mencionado, comprendería una superficie de 114.619,4 ha. Situada sobre la margen este de la provincia de Buenos Aires, esta zona limita al S/SE con los partidos de Pila y Castelli, separados por el Río Salado; al N/E por el Canal Nº 18, Partido de Chascomús; al N por el límite fijado por los Cuarteles III, IV y VII del Partido de Chascomús; al O por la laguna Adela y parte del Cuartel X del Partido de Chascomús; y al S/O con parte del Cuartel X también del Partido de Chascomús y Partido de Pila (Río Salado mediante).

Por sus características geográficas y de explotación agropecuaria se incluye al Partido de Lezama en la llamada Area Deprimida del Salado, junto a otros 26 partidos de la provincia que suman una superficie dedicada a la explotación agropecuaria de 8.130.835 hectáreas, donde la localidad participa con el 1,4% del total.

Para la Comisión Permanente por la Autonomía, “la ubicación estratégica de Lezama, sobre la Autovía 2 (comunicación Buenos Aires, La Plata, Mar del Plata, la Costa Atlántica, etc.), y asimismo sobre la ruta provincial Nº 57, que empalma a la ruta provincial Nº 41 comunicándonos con Rosario y al Sur de la República Argentina por la Ruta Provincial Nº 3 (que cruza en la ciudad de San Miguel del Monte a 125 Km. de nuestra localidad), a lo que se suma el Ferrocarril General Roca (corredor Buenos Aires - Mar del Plata con empalmes a los ramales de Pinamar y Tandil), aportan al lugar y sus pobladores diversas alternativas, a la vez que el desafío a la competencia. De tal forma se favorece el fenómeno de la modernización y cambios positivos, se puede negociar con proveedores diversos, y conseguir precio y calidad adecuados; se modifican las formas y métodos, redundando en beneficios del consumidor”.

Entre los aspectos considerados para la factibilidad de la escisión los lezamenses incluyen la diversidad de la oferta educacional, los servicios como televisión por cable, la existencia de una sucursal bancaria del Banco de la Provincia de Buenos Aires como correlato financiero para la producción, el comercio, la industria y los servicios de la zona.

Para los autonomistas “las características expuestas ubican a Lezama como una "comunidad" que reúne las condiciones de "vida propia". Es por ello el esfuerzo que se hace para modificar la situación. "Comunidad" entendida como el núcleo donde el individuo pueda satisfacer sus necesidades materiales y espirituales, de suerte que -como la piedra en el estanque que converge y diverge- todo hombre que sienta la necesidad de satisfacer sus inquietudes, pueda proyectarse hacia una sociedad que - a su vez - se hará más fuerte por la convergencia de los hombres que se nutren "en" y "no" de ella”.

Una historia

En 1925, el primer movimiento autonomista del cual se tenga documentación se plasma en un semanario llamado El Fomento.

El próximo paso se encuentra en 1962, cuando, debido a la falta de respuesta del gobierno comunal se decide fundar un partido político que atendiera las necesidades propias de Lezama: la Unión Vecinal, movimiento que arrasó en las elecciones del año 1962 con votos inclusive de vecinos de Chascomús. Sin embargo todo aquello desaparece con el golpe militar que deja sin efecto las elecciones y que marca el comienzo del gobierno de José María Guido.

En 1967 la decisión de las autoridades de Chascomús de desmantelar los servicios de cirugía del Hospital Manuel J. Cobo de Lezama, determinó el nacimiento de un movimiento de protesta del que participó toda la población. Una multitud se agolpó frente al establecimiento y la policía se encargó de disuadirla por la fuerza a la vez que impidió que una caravana de automóviles viajara a Chascomús con intenciones de reunirse con el intendente, capitán César Mouján. Mientras tanto, todos los esfuerzos realizados por la Cooperadora del Hospital y el aporte de la población que dotaron al mismo de innumerables servicios y elementos se veían disuelto por otro decreto que carecía de fundamentación. El intendente Mouján propone por Decreto Nº 366/67 que Lezama realice los estudios para determinar si los mismos avalarían un pedido de autonomía y se encomienda a Rodolfo Escala, Dr. Higinio Aparicio y al Dr. Darío Sarachaga la realización de los mismos. Todo culmina cuando el gobierno de facto que derrocara al Dr. Illia desestima tales estudios considerándolos con una medida de no innovar.

Otros movimientos se realizaron en 1974, 1994, 1995, hasta que en 1997 el Honorable Concejo Deliberante del Partido de Chascomús se hace eco del reclamo lezamense . En 2005, ese cuerpo, según ordenanza Nº 3.502/05 y su modificatoria Nº 3.503/05 promulgada por decreto Nº 672/05, conforma un comisión para estudiar la factibilidad de la división territorial del Partido de Chascomús en dos nuevos distritos, Chascomús y Lezama.

Comentá la nota