Vecinos denuncian derrumbes en una obra que debería estar cerrada

Miguel Presa, integrante de un grupo de vecinos autoconvocados, denunció esta mañana en el programa No Nos Callamos Nada (93.9) que en la calle Carlos Calvo 186, Ramos Mejía, una construcción que debería estar clausurada provocó un desmoronamiento en la vereda y una gran inundación por la cercanía con las napas.
A estos conflictos debe sumarse el corrimiento de un pilar de la casa lindante y la caída de un poste de teléfono. Los vecinos reclamaron a la municipalidad que la obra continuaba pese a que en control comunal les respondieron que la misma debía estar clausurada.

En dicho terreno la empresa constructora tenía planificada la construcción de un edificio de 15 metros. El equipo de El diario charló hoy a la mañana con dos de los vecinos que denunciaron este conflicto.

Comentá la nota