Vecinos de Cañadón Seco están sitiados: piden que liberen las rutas de piqueteros

El nuevo y tenso clima social que se había desatado el martes de esta semana por sucesivos cortes de ruta protagonizados por distintos grupos de desocupados de Caleta Olivia ingresó ayer a un plano de caos ya que hubo divisiones entre los manifestantes.
Algunos se “adueñaron” de las provinciales 12 y 99 que llevan a Cañadón Seco y otros optaron por plantarse en la Nacional 3, al sur de esta ciudad. A ello se suman contrapiquetes de camioneros.

Ante la pasividad de la Justicia ordinaria para actuar de oficio en esta delicada y compleja situación comunitaria, dado que sólo dispuso que la policía labre un “acta de constatación” (es decir que verifiquen si hay piquete en las rutas), los vecinos de Cañadón Seco decidieron convocarse ayer por la tarde frente al edificio de la Comisión de Fomento para elaborar un recurso de amparo dado que quedaron, lisa y llanamente, aislados.

Cabe recordar que en principio –el martes– fueron desocupados de la construcción los que bloquearon alternativamente la ruta Nacional 3 en el acceso norte a Caleta Olivia y se mantuvieron hasta el anochecer cuando acordaron levantar la medida de fuerza ante una promesa laboral del municipio para ser incorporados en tareas de obras públicas.

Pero al día siguiente, otro grupo de 140 consideró que la solución a su problema era imitar lo que hicieron los obreros de la construcción y se plantaron en la ruta 12, en el trayecto que une Caleta con Cañadón Seco. Al día siguiente, el jueves, parte de ellos se plantaron en la ruta 99 (de tierra) que es un camino alternativo, como para ir cerrando más accesos, sobre todo a los vehículos de la actividad petrolera.

“NOSOTROS TAMBIEN”

Ayer por la mañana decidieron un bloqueo total en ambas vías pero ante las fuertes críticas del resto de la comunidad, liberaron esos caminos a los particulares.

Sin embargo, los camioneros se enojaron por tantas horas de espera y ellos mismos armaron un contrapiquete (“pasan todos o ninguno”).

Por si esto fuera poco, en el último grupo de desocupados se produjeron serias discusiones y se armó un sector “disidente” que aplicó la misma metodología: a eso de las 17 de ayer cortó la ruta 3, al sur de Caleta Olivia, en la curva de circunvalación al puerto Caleta Paula.

ESCOLARES CON

CUSTODIA POLICIAL

Si bien cada vez que se producen este tipo de conflictos sociales se suceden casos de tensión, lo que llenó de indignación a los vecinos de Cañadón fue el hecho que el jueves hubo que pedir custodia policial para que la trafic de la Comisión de Fomento pudiera trasponer el piquete de la 12 ya que llevaba niños hacia las escuelas de Caleta.

Esto hizo que esa comuna, a cuyo frente se encuentra circunstancialmente el secretario General, Javier Carrizo (el comisionado Claudio Dalle Mura no está en la zona), decidiera presentar una denuncia ante el Juzgado de Instrucción, a través de su asesor letrado Martín Bucci.

Además, se había acordado una autoconvocatoria al promediar la tarde de ayer –citándose a alguna autoridad judicial- ya que de antemano se barajaba la posibilidad de que la mayor cantidad de vecinos firmara una nota pidiendo un recurso de amparo a fin de que intimara a liberar los accesos a ese ex campamento ypefiano, distante unos 15 kilómetros de Caleta Olivia.

NI SIQUIERA A CAMPO TRAVIESA

Lo insólito fue que hasta avanzada la tarde de ayer, Bucci no podía arribar a Cañadón Seco porque su intención de llegar a campo traviesa -al mejor estilo del rally Dakar- se vio frustrada.

Es que a eso de las 17, cuando iba por la ruta 3 para ingresar luego por alguno de los caminos de ripio, acompañado por el diputado por pueblo Eugenio Quiroga, se encontró que otro grupo de desocupados la había bloqueado y en ese momento no tenía un “plan B” para llegar a su meta.

Bucci y Quiroga pensaron que quienes estaban allí era una sección de piqueteros que se había desprendido del grupo principal apostado en la ruta 12, pero –coincidentemente- el vocero de los mismos, Darío Rodríguez, se comunicó a través de su teléfono celular con Diario Patagónico para asegurar que ellos no tenían nada que ver y que los responsables en la ruta 3 eran los “disidentes”.

Lo cierto es que hasta el cierre de esta edición, seguía reinando el caos que, por efecto dominó, si se iba extendiendo hacia otras localidades santacruceñas.

Comentá la nota