Vecinos del Bosque Peralta Ramos esperan el agua desde hace 17 años

Denuncian que hace cuatro meses están sin el elemento vital. Se trata del segundo loteo, donde viven unas 450 familias. Se abastecen a través de un bombeo establecido de manera "rudimentaria". "Estamos en una situación desesperante", aseguran.-
A la espera de una ordenanza que permita el ingreso de Obras Sanitarias al segundo loteo del Bosque Peralta Ramos, unas 450 familias que viven en el sector medio anhelan tener agua. La dilación lleva 17 años, pero todo indica que la norma saldría antes de fin de año y durante el 2010 se realizaría la obra, que ya está contemplada en el presupuesto para el año entrante.

Por el momento, se abastecen a través de un bombeo precario y cañerías "rudimentarias", que sufren continuas roturas. El resultado, vecinos sin agua. En declaraciones a Radio Nativa, José Robles, un habitante del barrio, denunció que desde hace cuatro meses están sin agua debido a "un litigio existente entre la Cooperativa Unión del Sur y Obras Sanitarias", ambas instituciones encargadas de la provisión del recurso.

El primer loteo, que corresponde al sector de adelante, más cercano a Mario Bravo, cuenta con el servicio que brinda Obras Sanitarias, mientras que la cooperativa tiene injerencia en la parte de atrás.

Desde la sociedad de fomento, presidida por Mónica Blanc, se vienen realizando las gestiones para que el segundo loteo pueda acceder al servicio. "Hace 17 años que estamos esperando", mencionó en comunicación con El Atlántico.

Cuando todo parecía indicar que OSSE se haría cargo de establecer las conexiones, la cooperativa acudió a la Justicia y los plazos se extendieron. Ahora, estaría pronto a llegar un acuerdo.

"Estamos esperando que el Concejo Deliberante promulgue la ordenanza para que OSSE ingrese al segundo sector", sostuvo Blanc. Desde marzo que se viene trabajando en el escrito.

Robles, por su parte, planteó la situación que actualmente viven más de 1.200 personas. "El sistema de bombeo que tenemos ahora evidentemente ha colapsado porque el Bosque creció mucho en el último tiempo, lo que generó que algunas personas se hayan colgado de los caños que pasan cerca de sus casas, haciendo que la situación empeore aún más: los que no nos colgamos de ningún caño tenemos agua cada tanto o, como en mi caso, no tengo una sola gota desde hace cuatro meses".

El vecino se refirió a la falta de respuestas de los funcionarios. "He tratado de hablar con todo el mundo, con concejales, gente de Obras Sanitarias y hasta el propio intendente, quien me ha hecho esperarlo más de tres horas en la puerta de su despacho sin atenderme nunca", dijo.

"Proveernos del suministro es una obligación del Estado, sobre todo porque la quita del mismo es consecuencia de un litigio que se generó por una confrontación de intereses entre OSSE y la Cooperativa, mientras que los vecinos quedamos en el medio. Realmente estamos en un estado desesperante", concluyó.

Comentá la nota