Vecinos del Bosque Peralta Ramos denuncian el pésimo estado de la red de agua potable

El caño maestro de la zona data de 60 años atrás, por lo que el deterioro constante, junto con los reiterados enganches “clandestinos”, causan desperdicio de agua y perdida de presión. Desde Obras Sanitarias afirma que no hay presupuesto para infraestructura.

En el barrio Bosque Peralta Ramos se sufre actualmente el constante desperdicio de agua debido al casi obsoleto caño maestro de la zona, hecho de fibrocemento e instalado a mediados del siglo XX. El mismo padece reiteradas perdidas durante la noche cuando se realiza el bombeo de agua. De este modo, a través de las mismas filtraciones del caño, penetra la suciedad, contaminando el agua que llega para el consumo.

Sólo se cuenta con red oficial en el primer loteo de los tres existentes, la cual fue tramitada y abonada por los vecinos 15 años atrás. En ese entonces, OSSE, subcontrató una empresa privada para la instalación de la red, que además iba a ser la encargada de instalar las redes del segundo y tercer loteo. En ese momento, algunas denuncias de estafa detuvieron las obras, por lo que ésta quedó inconclusa hasta el día de hoy.

Por lo tanto, en la zona, muchas veces se padecen faltantes de agua debido a los cada vez más frecuentes enganches clandestinos, principalmente registrados en la calle Los Chañares, es decir, donde termina el paso de dicha red. Para lograr estos enganches, el caño original, que nace en la intersección de Don Arturo y Mario Bravo, sufre constantemente roturas de aquellos que pretenden llevar agua hacia sus hogares.

Para lograr esto, el vecino interesado en obtener una red de agua, subcontrata a un peón de OSSE, que hace el pozo, rompe el caño, realiza el enganche e inclusive coloca un medidor. Con todo, OSSE, blanquea a estos hogares como “clandestinos declarados.” Este tipo de acciones generan una pérdida importante de presión por lo que perjudica a todos los domicilios de la zona.

Mientras tanto, desde OSSE se asegura que actualmente no hay presupuesto para realizar obras. Sin embargo, es constante el cambio de juntas en el caño maestro, por lo que la empresa le cobra cerca de 2 mil pesos al municipio cada vez que se hace este “parche”.

Por otro lado, los habitantes de esa zona afirman que durante la campaña electoral, el actual intendente Pulti, se mostró “horrorizado” por la situación que observó en el lugar y hasta se comprometió a dar una solución inmediata en caso de resultar electo. Sin embargo, luego de haber sido contactados por algunos funcionarios municipales en ciertas ocasiones, los vecinos aún no obtuvieron respuesta alguna desde la Comuna.

La situación, y las idas y vueltas que ha tenido este problema, pone a los vecinos en un estado de desesperación, por sentir que han agotado todas las instancias a su alcance para que su reclamo tenga una respuesta concreta. Mientras tanto, el agua sigue corriendo…

Comentá la nota