Vecinos del barrio ATE 1 reclamaron por deficiencias en sus viviendas

El temporal desatado la semana pasada en Gualeguaychú evidenció problemas en 42 de las 64 casas del complejo habitacional “Germán Abdala”. El barrio se inauguró en agosto del año pasado y en septiembre comenzaron los inconvenientes. El Intendente reconoció el problema de las viviendas, pero aseguró que la responsabilidad no es sólo del municipio
La presidente de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, era la visita ilustre que iba a recibir Gualeguaychú con motivo de la inauguración del barrio ATE 1 “Germán Abdala”, pero el clima y otros inconvenientes finalmente impidieron su presencia. Una semana después se realizó formalmente la inauguración, pero sin la figura presidencial.

Previamente los adjudicatarios de las nuevas viviendas se comprometieron a no realizar ningún tipo de modificación en sus respectivos hogares hasta la inauguración oficial y por un lapso de seis meses, para que la garantía se hiciera efectiva. Según manifestaron los habitantes del lugar, a un mes de entregado el barrio comenzaron los problemas estructurales en las viviendas e inconvenientes en los diferentes accesos al vecindario.

Los integrantes de la recientemente creada Comisión Vecinal, la secretaria Zulma Landriel y su presidente Cesar Martínez, expusieron los problemas por los cuales atraviesa el barrio ubicado en la zona oeste de la ciudad, en boulevard Martínez y Luciana Ríos.

“Hay filtraciones de agua por los techos, pero el gran problema son los desagües de las calles que no alcanzan, hay calles con desniveles y no se han corregido, las viviendas se inundan”, dijo Martínez y aclaró que “lo que se reclama es una atención integral al barrio, el acceso es nulo los días de lluvia, no se le ha dado un tratamiento integral, cuando llueve los chicos deben faltar al colegio y los remises no entran”.

El sueño de la casa propia se ha visto amargado por las circunstancias por las que atraviesan sus propietarios, “hay gente que no duerme, se llueve en la casa lindera pero se manifiesta también en la vecina”, dijo el Presidente vecinal.

La Secretaria contó que de las 64 casas, 42 viviendas tienen problemas estructurales, principalmente en sus techos y en algunas de ellas se han realizado reparaciones en cuatro ocasiones pero las deficiencias no logran ser reparadas.

“No estamos en contra de las cooperativas, creo que se debería seguir trabajando con ellas pero para que el resultado sea positivo debe haber una supervisión constante y una capacitación continua de la gente que trabaja, esos errores fue lo que cometió el municipio, no se realizó una vigilancia, no hubo un control de materiales, un control en la construcción, ni se capacitó a los trabajadores”, declaró la mujer. Además explicó que por no perder la garantía en algunas viviendas sus propietarios no realizaron reparaciones pero el problema se acrecentó y “desde la Municipalidad no dan una respuesta efectiva por los daños”.

“No es obligación del municipio”

Una de las principales falencias que acusan los vecinos son los accesos al barrio, los cuales se hacen intransitables los días de lluvia. Respecto a esto el director de Obras Públicas de la Municipalidad, Aníbal García, explicó que en las reuniones, los vecinos plantearon la problemática en las arterias, principalmente los accesos al barrio y no las calles internas.

“En este momento el municipio no cuenta con material como para atender los mejoramientos de estos los accesos, los vecinos hicieron una presentación con el Intendente a nivel provincial pidiendo el ripio para ambas arterias”, dijo García.

El jefe municipal, Juan José Bahillo, reconoció que los problemas en las viviendas existen pero aclaró que no tiene conocimiento de que sean cuarenta, “los que me manifestaron a mi eran menos”.

“Se convino una metodología de trabajo donde los funcionarios de vivienda fueron y priorizaron los problemas más urgentes a atender”, dijo el Intendente. Por otro lado comentó que el municipio realiza este apoyo por “compromiso pero no es obligación del mismo porque no fue el que construyó la vivienda, no es la empresa constructora, ni adjudicataria, ni la beneficiaria, los vecinos de ATE decidieron contratar la cooperativa, pero como el municipio coordina esto y viendo la urgencia del vecino, salimos a darles una respuesta y una mano”.

“La cooperativa tiene un responsable técnico que la dirige y el IAPV hace la inspección de la calidad de obra con el municipio, nuestra responsabilidad nos indica que no podemos dejar las cooperativas solas, porque están en su génesis de formación”, manifestó Bahillo. Además explicó que “el Estado municipal hace la compra y distribución de materiales, pero no es una responsabilidad elemental de la gestión, nosotros tratamos de darle una respuesta a los vecinos, no lo mandamos a quejarse a la cooperativa”.

Comentá la nota