Vecinos de barrio San Martín resisten el traslado de un centro de salud

Más de un centenar de familias les hicieron saber ayer a las autoridades municipales que no están dispuestas a perder el centro de salud que funciona en el local de la Vecinal San Martín A, en Piedras 1469, ante la decisión oficial de concentrar la asistencia médica de ese lugar y otros dos similares en un dispensario que se levantará a unas diez cuadras del allí.
"Acá está la prueba de lo que piensa el barrio", explicaron Rubén Mendoza, Antonia González y Haydeé Rodríguez mientras exhibían una carpeta con más de mil firmas.

A la vecinal del barrio San Martín A, que el 13 de mayo cumplió 54 años, en el sudeste rosarino (Paraguay al 6000) llegó un rumor inquietante. La Municipalidad fusionaría su centro de salud junto a los ubicados en Khantuta 1300 (Vecinal Las Flores Este) y Caña de Ambar 1600 (Vecinal Pocho Lepratti), en un edificio que se levantará en Mellián y Khantuta, en el barrio 17 de Agosto. "Cada barrio es una pequeña comunidad con sus características propias y no es lo mismo un lugar que otro", explicaron los vecinos y dijeron que no están dispuestos a trasladarse para ser atendidos en el nuevo dispensario porque "ahí entrás y no sabés si salís".

"A veces una calle separa hasta estilos de vida", insistieron los vecinos para encuadrar los inconvenientes que dicen les causaría el proyecto, aunque aseguraron que hay otras razones de peso para resistir el cambio. "Toda la atención que brinda esta vecinal es el fruto de mucho esfuerzo y trabajo, no queremos perder lo que ahora le ofrecemos a la gente del barrio", insistieron González y Rodríguez.

A favor de su postura, los integrantes de la vecinal no pasaron por alto aclarar que son ellos los que se encargan de brindarle toda la logística que necesita el centro de salud que allí funciona. "Acá la Municipalidad sólo tiene que pagar los sueldos de los médicos, porque nosotros cuidamos que todo esté en perfectas condiciones", aseguraron.

Entre las conquistas, mostraron las últimas adquisiciones para el área de odontología: un sillón y un esterilizador que lucen impecables en el sencillo consultorio.

Cambio de discurso. El lunes pasado, más de un centenar de vecinos y pacientes del centro de salud concurrió a la vecinal para reunirse con funcionarios del área de Salud. Para ambos, la convocatoria había llegado en los mismos términos: no al traslado. Pero según relataron algunos de los asistentes, la delegación que representó al municipio cambió el discurso "al ver la cantidad de gente y las firmas que se juntaron".

"Los vecinos vinieron a la reunión porque se sienten despojados de algo que les pertenece, porque por la forma en que se expresaban las autoridades se notaba que no tenían ni idea de que acá el centro de salud funciona desde hace 40 años como un logro de la propia gente", contó Mendoza al recordar el cónclave que tuvieron con los médicos del municipio.

Unificación. Para el director de Atención Primaria de la Salud de la Municipalidad, Horacio Crespo, la propuesta consiste en unificar la atención de los tres centros de salud que funcionan en el barrio en un nuevo dispensario que el gobierno provincial está construyendo en Mellián y Khantuta.

"Las consultas aumentaron y exceden a las condiciones que brindan los dispensarios administrados por las vecinales", aclaró el funcionario. En tal sentido, explicó que en el caso del que funciona en la sede de la vecinal San Martín A, la idea es dejar funcionando un centro de rehabilitación y una enfermera que realice curaciones y coloque vacunas.

La idea no conforma a los vecinos, que resisten los cambios en su dispensario.

Renuncia

Hubo rumores de renuncia tras conocerse que la sala de trasplantes del Hospital Vilela no se usa desde 2007. Ayer La Capital publicó que el titular del Cudaio, Guillermo García, sugirió un pedido de renuncia al ministro de Salud, Miguel Cappiello. No fue así. En rigor, sólo sostuvo que si Cappiello lo considera podría solicitar al funcionario que abandone su cargo.

Comentá la nota