Vecinos afectados por la inundación no descartan nuevos cortes

La Navidad que vivieron los residentes de algunos barrios de Lomas de Zamora y Almirante Brown que sufrieron inundaciones el jueves no fue para nada grata este año.
Con agua aún dentro de sus casas, aseguraron ayer a Info Región que podrían volver a los cortes de Camino Negro y también la Ruta 4 si no reciben "respuestas inmediatas" de parte de autoridades comunales. Hace dos días habían realizado este tipo de protesta, lo que originó un importante caos vehicular en la zona. De todos modos no precisaron cuándo realizaron el corte.

Algunos vecinos de Lomas de Zamora, Claypole y Burzaco, que padecieron la inundación de sus viviendas el jueves, no descartan volver a cortar Camino Negro y Camino de Cintura los próximos días, si no reciben respuestas de parte de las autoridades comunales.

El día después Info Región consultó a los residentes del barrio Larpida, de Lomas, y también a los de La Cumbre, en Burzaco, que hace en vísperas de Navidad habían sufrido las inclemencias del tiempo y de las fallas hídricas.

En medio de la desesperación, y muchos de ellos aún quitando el agua de sus viviendas, contaron que la Navidad este año fue pura tristeza y angustia. No hubo brindis, sólo lamento por las pérdidas materiales que padecieron y también por una situación que se repite ante cada tormenta.

"Nos tuvimos que quedar, porque todavía teníamos agua adentro de nuestras casas, y también por temor a que si nos íbamos a casa de algún familiar, cuando volvíamos no encontrábamos las tres cosas que nos quedaron", indicó Gabriela González, cuyo domicilio está ubicado en Pedro Mascagni, entre Portela y Sáenz. El temor no fue sólo por las pocas pertenencias que le quedaron a Gabriela y su familia, y como ella tantos otros residentes de la zona, sino también por si volvía a llover. "Pensábamos que si caían dos gotas más íbamos a padecer de nuevo la misma situación, por eso, pese a lo triste que es estar viviendo esto, nos quedamos", resumió.

Igual situación vivieron en Claypole y Burzaco. Allí el jueves también estuvieron "tapados por el agua". Ellos también advirtieron que volverán a la Ruta si no encuentran "soluciones urgentes" de parte del municipio de Almirante Brown.

"Nuestra Navidad fue pésima. Es fácil decirlo pero peor resulta vivirlo, no sé dónde estará el intendente –Darío Giustozzi- en este momento, pero debería saber que nosotros la estamos pasando muy mal", remarcó Josefina Gutiérrez, residente de Claypole, en la calle Tuyutí, y añadió: "Estamos cansados cada vez que el barrio se inunda las autoridades vienen, prometen, pero nunca hacen nada, es una vergüenza que no nos consideren, somos personas".

"Nos despertamos con el agua adentro de casa y junto a mi marido nos pusimos a levantar todos los muebles, igualmente se me mojó la heladera, pero por suerte todavía funciona. Es una vergüenza, yo tengo una beba de cinco meses y tengo que andar lidiando con el agua", explicó Lidia, otra vecina.

Los barrios más afectados por la inundación fueron Villa Independencia, Ingeniero Budge, Santa Marta, Villa Fiorito, Centenario y Laprida. Estos últimos realizaron el jueves un corte a modo de protesta y para mostrar la situación que deben afrontar cuando llueve mucho. Los vecinos del barrio "La Cumbre" cortaron por algunas horas Camino de Cintura, a la altura de la calle Prieto. Más de cien personas expresaron con esta manifestación su desesperación. Que no descartan reiterarlas en caso de no obtener respuestas de los Municipios.

Comentá la nota