“Que vayan a elecciones”

Desde Chile, se quejó de los “monopolios informáticos” que quieren “gobernar a la sociedad” en alianza con “los poderosos”.

Llegada. Kirchner estuvo ayer en Santiago de Chile, donde participó del Tercer Foro anual del Progesismo.

Contra todos. Néstor Kirchner no dejó títere con cabeza. Desde Chile, el ex presidente cuestionó ayer a los organismos multilaterales de crédito, dijo que los medios de comunicación “van a estar aliados siempre a los poderes para tenernos sojuzgados a todos”, acusó a las calificadoras de riesgo de estar “pagadas por los que quieren venir a saquear a nuestras naciones” y se lanzó contra las economías más poderosas del planeta: “Estamos condenados en el mismo círculo recesivo que las potencias del mundo”.

El presidente del PJ habló en Santiago, durante el Tercer Foro anual del Progresismo, organizado por la Fundación Chile 21. Participó de un panel titulado “La democracia en América Latina: entre desafíos y amenazas” y estuvo acompañado por el embajador chileno en la Argentina, Luis Maira, el ministro del Interior de Paraguay, Rafael Filizzola, el jefe de bancada del Movimiento al Socialismo boliviano, César Navarro, y el senador socialista chileno Ricardo Núñez.

Después de dedicar algunos minutos a defender la eliminación del sistema previsional de capitalización –dijo que no es una estatización sino un “cambio de administrador”–, comenzó con su ronda de ataques. A los medios les dedicó el capítulo más extenso. “Ellos van a estar aliados siempre a los poderes para tenernos sojuzgados a todos”, advirtió Kirchner y agregó que “los medios siempre les están pidiendo a los gobiernos, siempre quieren más, no se conforman con ser un medio de expresión, quieren gobernar a las sociedades”. Y repitió un argumento que utilizaba durante la guerra gaucha para atacar a los representantes del campo: “Que vayan a elecciones”.

A pesar de haber congelado el anunciado plan para reformar la Ley de Radiodifusión que buscaba, supuestamente, restringir el poder de los grandes grupos de medios, Kirchner se quejó de ellos. “Para que la democracia se consolide, no tiene que haber monopolios informáticos. La mayoría de ellos trabajan conscientemente con el poder económico”, opinó.

Después les tocó el turno a los organismos multilaterales de crédito. En especial atacó al Banco Interamericano de Desarrollo, que en los últimos días difundió un informe donde alerta que la pobreza en la Argentina va a crecer un siete por ciento. “Tratan de crear este complejo de que no sabemos administrar: tenemos el crecimiento más importante de los últimos 200 años, bajamos la desocupación de 30 a 7,8 por ciento, la indigencia, la pobreza de 60 a 17,8 por ciento”, les respondió desde el palacio donde funcionó el Congreso Nacional de Chile hasta 1973.

Ante un millar de líderes y funcionarios de la región se erigió en estadista y comenzó a dar cátedra con consejos para enfrentar la crisis global: “Tenemos que tener proyectos neokeynesianos que tiendan a potenciar el empleo”. La mención de la crisis lo llevó a las calificadoras de riesgo internacionales, y a nuevas críticas. “Si nosotros nos hubiésemos guiado por las consultoras, estaríamos ocultándonos bajo las montañas. Son pagadas por los mismos que quieren venir a saquear financieramente nuestras naciones”, acusó.

Comentá la nota